Diferencia entre renta y rendimiento

Share Button

los componentes del sector público

El sector público nacional lo integran:
• Las Administraciones públicas. Entre ellas se distinguen: la Administración cen-
tral, formada por el Estado y los organismos autónomos (INE, Museo del Prado,

Etc


), y que controla el grueso de los ingresos públicos; las Administraciones terri
toriales, constituidas por las comunidades autónomas y las corporaciones locales
(ayuntamientos y diputaciones provinciales), y la Seguridad Social.
Las Administraciones públicas se financian principalmente a través de los impues-
tos, y el Estado es el recaudador más importante (después, desde esta instancia se
transfiere dinero hacia las restantes Administraciones para que estas mantengan
sus actividades). Por su parte, la Seguridad Social se financia, sobre todo, con las
cotizaciones sociales que aportan trabajadores y empresas.
• Las empresas públicas. Desde su participación en los mercados, tienen como mi-
sión conseguir objetivos fundamentales para la economía del país, como el control
de los sectores productivos estratégicos (energía, transportes, etc.) o el fomento y
desarrollo de zonas deprimidas.
• Las instituciones de la Uníón Europea. Afectan a España, como Estado miembro,
tanto en el terreno de las regulaciones (normativa comunitaria) como en el de la
financiación (fondos comunitarios).


pasos para hacer la declaración del IRPF
a. Cálculo de la renta del contribuyente. El hecho imponible del impuesto es la
abtención de rentas. Para cuantificarlo hay que sumar todos los ingresos obtenidos
durante el año:
b. A estos ingresos se restan los gastos necesarios para su obtención (Seguridad
Social, etc.) para hallar la base imponible.
Base imponible = ingresos – gastos necesarios
c. A la base imponible se le aplican unas reducciones para obtener la base liquida-
ble. Estas reducciones las fija el Gobierno en función de las circunstancias que quie-
ra favorecer; por ejemplo, reducciones por rendimientos del trabajo, por cada hijo
menor de tres años, por estar al cargo de personas mayores o discapacitadas, o por
aportaciones a planes de pensiones. Además, existe un mínimo exento (mínimo per-
sonal o familiar), o cantidad necesaria para poder vivir, que también hay que restar.
d. A la base liquidable se le aplica un porcentaje que varía según una tarifa progresi-
va, más alto cuanto mayor sea la cantidad, y así se obtiene la cuota íntegra.
e. A esta cuota íntegra se le restan unas deducciones en función de las circunstan-
cias del declarante, por ejemplo: compra o rehabilitación de vivienda habitual,
trabajadores con niños menores de tres años, etc. La cantidad resultante o cuota líquida sería lo que
tendríamos que pagar a Hacienda.
f. Por último, como durante todo el año se retiene de la nómina una cantidad a cuen-
ta del impuesto, pueden darse dos situaciones: si lo que hemos adelantado es menos
de lo que nos toca pagar, la declaración es positiva y habrá que ingresar la diferen-
Cía; si, por el contrario, hemos adelantado más de la cuenta, la declaración es negá-
tiva y Hacienda debe devolver la diferencia.


El carácter progresivo del IRPF


Para entender la progresividad, conviene saber que los impuestos se pueden cal.
cular según distintos criterios:
• Impuestos regresivos. Gravan a todas las personas por igual, con independen-
Cía de su capacidad económica, lo que significa que quienes tienen más pagan lo
mismo que los que tienen menos, con lo que aumenta la desigualdad entre las
personas.
• Impuestos proporcionales. Gravan de manera proporcional a la capacidad eco-
nómica de las personas; si, por ejemplo, se fijan en un 10 %, el que tenga más
pagará más, pero solo en esa proporción.
• Impuestos progresivos. Gravan más que proporcionalmente a la capacidad eco-
nómica de las personas. Para ello se aplica una tarifa progresiva: por ejemplo,
quien tiene una renta de 30 000 euros paga el 10 % por los primeros 10 000, el
15 % por los segundos 10 000, el 20 % por los terceros 10 000, etc. Significa que
se distribuye el dinero que se gana en tramos, y el porcentaje que se aplica (tipo
impositivo) es mayor según va ascendiendo el tramo de renta. Estos impuestos
tienen un mayor efecto redistributivo.
Veamos con un ejemplo la diferencia entre proporcionalidad y progresividad. Si
todos los ciudadanos pagan, por ejemplo, el 10 % de lo que ganan, quien gana
10 000 euros pagará 1000, y el que gana 20 000 pagará 2000. Esto significaría
pagar de forma proporcional. En cambio, con la progresividad, el que gana 10 000
euros paga el 10 % de esos 10 000 euros, y quien gana 20 000 euros paga el 10%
de los primeros 10 000 euros, pero el 15 % de los segundos 10 000, es decir, en
total, 2500 euros.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *