Eficiencia en la producción

Share Button

Especialización y necesidad de coordinación

Un rasgo fundamental de nuestra sociedad actual es la fuerte división del trabajo y la consiguiente especialización de las personas. Hoy nadie produce todos los bienes que requiere para satisfacer sus necesidades. Nos especializamos en diferentes oficios con objeto de producir distintos bienes y servicios que, mediante el intercambio y el comercio, sirven para cubrir las necesidades de otros miembros de la sociedad.

Consecuencias de la especialización

El proceso de especialización tiene la ventaja de aumentar la productividad y, por tanto, incrementa la cantidad de bienes y servicios que produce un país. Pero junto con esta ventaja, la división del trabajo hace más complejas nuestras relaciones y genera una gran interdependencia entre las personas que forman una sociedad. La división del trabajo nos permite progresar económicamente a cambio de una enorme dependencia de unos individuos respecto de otros.  Él satisface sus necesidades de forma autónoma e independiente. En cambio, cualquiera de nosotros dependemos de los miles de personas que contribuyen a producir los bienes y servicios que habitualmente necesitamos.

Interdependencia y necesidad de coordinación

Cuanto más se desarrolla la división del trabajo en una sociedad, más complejos son sus mecanismos de intercambio y, por tanto, más necesidad habrá de organizarlos.¿Cómo se coordinan todas las personas?

a. En primer lugar, si una persona no produce prácticamente nada de lo que necesita para su consumo, existen mecanismos que ponen en contacto a productores y consumidores, para asegurar que lo que unos producen coincida con lo que otros desean consumir. El mercado y el dinero son esos mecanismos.

b. En segundo lugar, al subdividir la producción de un bien en múltiples tareas parciales es necesario coordinar las acciones de todas las personas que contribuyen a su fabricación..


Las Funciones de la Empresa

Las empresas desarrollan dos importantes funciones en nuestra sociedad: coordinar los factores de producción y crear o aumentar la utilidad de los bienes.

Coordinar los factores de producción

Para cubrir nuestras necesidades es preciso poner de acuerdo y coordinar a múltiples especialistas; contratar maquinaria y equipos adecuados, y adquirir las materias primas indispensables. Por ello, es fundamental que existan instituciones que lleven a cabo esa tarea de coordinación. Estas instituciones son las empresas, cuya primera función consiste en coordinar los factores de producción (tierra, trabajo y capital) con objeto de producir Los bienes y servicios que necesitamos.

Crear o aumentar la utilidad de los bienes

Al transformar las materias primas en productos elaborados, las empresas cumplen la importante función de crear o aumentar la utilidad de los bienes, es decir, incrementar su capacidad para satisfacer las necesidades humanas. Esta función es necesaria porque los bienes no existen en la naturaleza en la forma adecuada para su consumo: hay que transformarlos en bienes capaces de satisfacer nuestras necesidades. Las empresas, al crear utilidad, añaden valor a los bienes. Cuantos más útiles son, más aumenta su valor y, por tanto, el precio que se está dispuesto a pagar por ellos,

El valor añadido de una empresa es la diferencia entre el valor de los bienes producidos y el coste de las materias primas que se utilizan para su producción

Funcionamiento, Objetivos y Componentes de la empresa

Una empresa nace por la voluntad de un emprendedor o grupo de emprendedores que descubren en el mercado una necesidad insatisfecha y deciden producir el bien o servicio que podría satisfacerla. Una vez tomada esta decisión, hay que reunir los factores de producción y ponerla en marcha (comprando todos los recursos).

Los precios que pagan por todo ello son los costes de producción de la empresa.

La empresa obtiene sus ingresos de la venta en el mercado de los bienes que produce. La diferencia entre estos ingresos y los costes de producción es el beneficio de la empresa.

Los objetivos de la empresa

Las empresas buscan maximizar los beneficios, tratando de obtener los máximos ingresos por la venta de sus productos con los mínimos costes de producción. Junto con este objetivo clásico, en la actualidad las empresas también persiguen:

• Objetivos de crecimiento y de poder en el mercado, para asegurar futuros y mayores beneficios.

• Objetivos de estabilidad y adaptabilidad al medio. Para mantenerse y crecer, las empresas deben estar abiertas a los cambios en el mercado y a las innovaciones tecnológicas.

• Objetivos de naturaleza social. Cada vez es más frecuente que las empresas incorporen objetivos de responsabilidad social, tanto hacia los colectivos de los que dependen (empleados, accionistas, clientes, proveedores) como hacia la sociedad y el medioambiente.

El ciclo de producción

Si se observa el funcionamiento típico de una empresa, comprobamos que una y otra vez se repite el mismo ciclo, que podemos representar de La forma que aparece en el siguiente esquema.

• La empresa adquiere materias primas de sus proveedores, que son almacenadas y posteriormente pasan a fabricación.

• Una vez transformadas en productos terminados, se almacenan hasta que salen para su comercialización.

• En los puntos de venta son adquiridos por clientes que pagan por ellos.

• Con ese dinero, las empresas pagan a sus proveedores y vuelve a reproducirse el ciclo. Si se tratara de una empresa comercial, como una tienda de ropa, ese ciclo se simplificaría, ya que no existiría ni almacén de materias primas ni proceso de transformación.

Los componentes de la empresa

En toda empresa se observan los siguientes elementos comunes:

a. El grupo humano interno, formado por los trabajadores o empleados, los propietarios del capital o socios de la empresa y los administradores o directivos.

b. El patrimonio o conjunto de bienes económicos que son necesarios para desarrollar su actividad. Constituyen el capital de la empresa: los edificios, la maquinaria y los equipos, las naves industriales, etc.

c. La organización o conjunto de relaciones de coordinación y de comunicación que se dan dentro del grupo humano de la empresa.

d. El entorno o marco externo que rodea a la empresa, en el que esta influye y del que recibe influencias. La empresa está influenciada por las medidas del Gobierno, las crisis económicas, los tipos de interés, los avances tecnológicos, etc. Pero también la empresa influye en ese entorno y debe cuidar los efectos que su actividad produce sobre la sociedad y el medioambiente, o sobre los colectivos de los que depende: trabajadores, clientes, etc.


La Eficiencia de la Producción

Una vez que las empresas han elegido qué bien o servicio producir, deben decidir cómo producir, es decir, qué tecnología utilizarán y cómo combinarán los factores de producción.

La tecnología es el conjunto de procedimientos, equipos y maquinaría que se utilizan en el proceso de producción, así como la forma de combinar medios humanos y materiales en ese proceso.

Eficiencia técnica

En su búsqueda de la eficiencia, las empresas tratan de elegir la técnica que les permita producir la mayor cantidad posible de bienes con los recursos existentes.

Por tanto, un método es técnicamente eficiente si la producción que se obtiene es la máxima posible con una cantidad de factores dada.

Obtención de la máxima producción con unos recursos dados


Eficiencia económica

Pero en la práctica de las empresas, lo habitual es que sean posibles varias combinaciones igualmente eficientes desde el punto de vista técnico.

Cuando existen varias combinaciones posibles para lograr la misma cantidad de productos, la elección depende del coste de los factores de producción. Calculando sus costes y comparándolos, observamos que cual es preferible porque es menos costosa. Es decir, su eficiencia económica es mayor.

Dado que las empresas persiguen la obtención del máximo beneficio, elegirán la combinación de factores que minimice sus costes. Los precios de los factores varían a lo largo del tiempo y esto hace que las empresas sustituyan aquellos factores que se van encareciendo por los que son comparativamente más baratos.

Obtención de la máxima producción con el mínimo coste posible

La función de producción y los rendimientos decrecientes

Una vez elegida la técnica más eficiente, hay que decidir cuánto producir. Para responder a esta cuestión, las empresas estudian su función de producción, cuyo propósito es conocer cómo varía la producción cuando aumenta alguno de los factores, manteniendo constantes los demás.

Producto marginal (PM): es lo que añade un trabajador al a producción de una empresa. Según el principio económico de los rendimientos decrecientes, el PM del factor trabajo (o de cualquier otro factor) comienza a disminuir a partir de un determinado punto a medida que se utiliza una mayor cantidad del mismo, pero manteniendo constantes los demás factores.

Este principio solo se cumple a corto plazo. A largo plazo, se podría ampliar el local y las instalaciones, aumentando así las posibilidades de producción

La función de producción analiza que ocurre con la cantidad producida cuando se incrementa algunos de los factores productivos, manteniendo constantes los demás factores.


Costes, Ingresos y Beneficios


Para poder producir, las empresas compran materias primas, pagan salarios, ad-quieren maquinaria y equipos, etc. Es decir, soportan ciertos costes. La suma de todos ellos da lugar al coste de producción de la empresa.

Costes fijos y variables a corto plazo

Entre los costes de producción, hay que distinguir entre fijos y variables:

a.

Costes fijos

Para comenzar a producir, una empresa necesita un local o edificioetc. Con independencia de que se produzca más o menos cantidad, debe asumir unos costes que, precisamente por ello, se consideran fijos. Se trata, por tanto, de unos costes independientes de la cantidad producida. Algunos ejemplos son el alquiler del local, la amortización de la maquinaria, etc.

b.

Costes variables

Pero en la empresa existen otros costes, llamados variables porque cambian con la producción, y son tanto mayores cuantos mayores sea la cantidad producida. Las materias primas o los componentes de los productos varían en proporción directa a la cantidad de bienes fabricados.

No obstante, a largo plazo todos los costes son variables. Con el tiempo, las empresas crecen y aumentan e incrementan su producción; de este modo, sus costes fijos también se incrementan, es decir, los costes que a corto plazo eran fijos se convierten, a largo plazo, en variables.

A medida que la cantidad producida aumenta, crece el valor de estos costes.

Los costes totales

La suma de los costes fijos (CF) y de los costes variables (CV) de una empresa determina el coste total de producción (CT):

CT = CF + CV

El coste medio o coste por unidad

Dividiendo el coste total de un período entre el número de unidades producidas (Q) en ese período, obtenemos el coste medio o coste unitario (CMe), es decir, lo que cuesta producir una unidad de producto por término medio:

CVu = CT / Q

Asimismo, el coste variable medio (CVMu) será el cociente entre el coste variable del período y las unidades producidas:

CVMu = CV / Q

Los beneficios de la empresa

De la venta de los bienes y servicios que produce, la empresa obtiene sus ingresos, que se calculan multiplicando la cantidad de productos vendidos por su precio:

Ingresos = p • Q

La diferencia entre estos ingresos (I) y los costes totales es el beneficio de la empresa: Beneficios = I – CT

Para que existan beneficios, los ingresos deben ser superiores a los costes, ya que en caso contrario habrá pérdidas. Por otra parte, los beneficios, al igual que los costes y los ingresos, siempre se refieren a un período de tiempo, un mes, un trimestre o un año.


El Umbral de Rentabilidad

Las empresas están especialmente interesadas en saber cuánto necesitan vender para cubrir sus costes, es decir, para que sus ingresos igualen a sus costes. Este nivel de ventas se conoce como umbral de rentabilidad porque a partir de esa cifra se empiezan a obtener beneficios; también se denomina punto muerto (PM) porque en ese punto la empresa ni pierde ni gana (beneficio cero).

El umbral de rentabilidad nos indica qué volumen de ventas tiene que realizar la empresa para cubrir todos sus costes, tanto fijos como variables. A partir de esa cifra de ventas, la empresa comienza a obtener beneficios, mientras que por debajo de ese nivel tendrá pérdidas.

Para calcularlo se deben tener en cuenta:

a. Por un lado, los ingresos por ventas: I = p Q.

b. Por otro, los costes: CT = CF + CV = CF + (CVMe • Q).

Como el umbral de rentabilidad viene dado por un determinado volumen de ventas (es decir, un volumen de Q, en el que se cumple que los ingresos coinciden con los costes, igualamos ambas expresiones:

Q0 = CF / (p — CVMe)

Q suele expresarse en unidades vendidas y representa el nivel de ventas para el que los ingresos y los costes totales de la empresa coinciden


Tipos de Empresa

Las empresas son muy diversas. Unas son pequeñas, y otras son tan grandes que su número de empleados supera la población de algunos países.

Algunas tienen un único propietario, mientras que otras pertenecen a múltiples socios. Según en qué aspectos nos fijemos, podemos clasificarlas desde distintos puntos de vista.

Criterios de clasificación de las empresas

  1. Según la naturaleza de la actividad económica que desarrollan: ,

• Empresas del sector primario, que crean utilidad al obtener los recursos de la naturaleza (empresas agrícolas, mineras, etc.).

• Empresas del sector secundario o transformador, que desarrollan una actividad productiva al transformar físicamente unos bienes en otros más útiles para su uso. Son las empresas industriales y de construcción.

• Empresas del sector terciario o de servicios, que podemos agrupar en:

— Comerciales. Aumentan la utilidad de los bienes al ofrecerlos a los consumido-res en el lugar y momento en que los necesiten.

— De servicios. Satisfacen necesidades muy diversas: transporte, turismo, sanidad, enseñanza, comunicaciones, asesoría, etc.

  1. Según su tamaño o dimensión.
    Los principales indicadores para medir la dimensión de la empresa son: el volumen de ventas, el número de trabajadores, los beneficios obtenidos, etc.

Un criterio muy utilizado por su sencillez es el número de trabajadores: son microempresas si tienen menos de 10 trabajadores; pequeñas empresas si tienen menos de 50; medianas si poseen entre 50 y 250, y grandes si superan los 250 trabajadores.

c. Según la titularidad de su capital, las empresas pueden ser privadas si su propiedad y control están en manos de particulares, y públicas si su capital y control son estatales. Son mixtas cuando la propiedad es compartida.

  1. Por su forma jurídica, las empresas pueden ser:

Empresario individual.
Cuando la actividad empresarial la desarrolla una persona física (autónoma) que, como propietario, responde con todos sus bienes de las deudas de la empresa. Es la forma más sencilla de establecer un negocio y, por lo general, suelen ser empresas pequeñas.

Empresas societarias o sociedades.
Las constituyen varias personas que, mediante un contrato, se obligan a poner en común dinero, bienes o trabajo, originando una persona jurídica nueva y distinta de las personas físicas que componen la sociedad. Sus formas más frecuentes son:


La sociedad anónima (S. A.). Su capital está formado por las aportaciones de los socios. Este capital se divide en partes iguales, llamadas acciones, y a cada socio le corresponde un número de acciones según su aportación. Los socios, cuya responsabilidad se limita al capital aportado, tienen el derecho a participar en los beneficios de la empresa en función de las acciones que posean.

–En la sociedad limitada (S. L.), al igual que en la S. A., la responsabilidad de los socios queda limitada a sus aportaciones a la sociedad, en este caso, llamadas participaciones. La principal diferencia con la S. A. Es que la transmisión de las participaciones está limitada, con objeto de mantener el control de la empresa, lo que otorga a este tipo de sociedades un carácter más familiar.

Pymes: Son las pequeñas y medianas empresas, es decir todas aquellas que tienen menos de trabajadores


Acciones: Títulos que representan cada una de las partes iguales en que se divide el capital de una S.A. Y que dan a su poseedor la condición de socio accionista y el derecho a participar en la gestión de la empresa y sus beneficios.


El Crecimiento de las Empresas

Una carácterística de la economía actual es la tendencia de las empresas a crecer mediante procesos de uníón y concentración. Estas uniones consisten en fusiones entre empresas o en compras y absorciones de unas compañías por otra. Dando lugar a empresas gigantes, cuya producción supera en muchas ocasiones la de algunos países. Las empresas crecen para obtener determinadas ventajas.

En unos casos, se persigue controlar el mercado y conseguir un mayor poder frente a sus competidores; en otros, se busca reducir los costes y obtener economías de escala.

Las economías de escala se obtienen al disminuir el coste medio (coste por unidad) a medida que crece la empresa y aumenta la cantidad de producción.

Las empresas multinacionales (EM)


 El crecimiento de las empresas hace que los mercados nacionales se queden pequeños y que las compañías busquen ampliar sus fronteras. El fenómeno de internacionalización de la empresa es antiguo, aunque su amplitud es nueva debido al proceso actual de globalización.

Globalización: Proceso por el que una empresa se integra cada vez más en una realidad común de modo que todo aquello que hacen influye en el entorno internacional en el que nos encontramos inmersos y a la vez se ve influido por el mismo.

La reducción de barreras al comercio, junto con la mejora de las comunicaciones, ha abierto los mercados para los productos de cualquier empresa y país. 

Empresas Multinacionales: Son compañías formadas por una empresa matriz que cuenta con una serie de filiales que operan en diferentes países del mundo y que comparten unos mismos objetivos. La matriz es una empresa originaria del Estado donde inicio su actividad y donde radica la gestión de la compañía.

Las EM y los países en los que se instalan

Las EM reparten sus actividades entre diferentes países en función de las ventajas que obtienen. Fabrican donde los factores son menos costosos y accesibles (bajos salarios y abundancia de materias primas), venden en cualquier mercado del mundo, y declaran sus beneficios donde haya menos exigencias fiscales.

Para los países receptores, la implantación de EM tiene algunas ventajas:
Favorece el crecimiento nacional al aumentar la actividad económica y el empleo; se benefician de la tecnología avanzada que incorporan las empresas multinacionales a sus procesos de producción, etc.

Pero esta aportación tecnológica extranjera también presenta inconvenientes, porque genera dependencia al no ir acompañada de actividades propias de investigación y desarrollo.

Asimismo, la necesidad de capital que tienen los países en vías de desarrollo hace que sus gobiernos sean poco exigentes con las EM, ofrecíéndoles unas condiciones muy permisivas en aspectos sociales, fiscales o medioambientales. Son frecuentes los casos de sobreexplotación de recursos naturales o de condiciones de trabajo abusivas.

Estas exigencias están más justificadas cuando se constata que las multinacionales siguen aumentando sus beneficios al mismo tiempo que crecen las desigualdades entre países ricos y pobres.


Responsabilidad de las Empresas

A medida que las empresas crecen, se convierten en poderosos instrumentos de influencia, que producen efectos beneficiosos para la sociedad (beneficios sociales) o perjudiciales (costes sociales).

Cuando los efectos son perjudiciales, la empresa traslada a la sociedad unos costes que debería asumir ella misma: son los costes sociales, aquellos provocados por la actividad privada de la empresa pero que soporta la sociedad en su conjunto.

En torno a estos costes, la sociedad es cada vez más consciente de la necesidad de que las empresas adopten una actitud de mayor responsabilidad y más ética, cuidando las consecuencias sociales y medioambientales de sus actuaciones.

Los ámbitos de responsabilidad social

Esta mayor sensibilidad social se centra en los siguientes ámbitos:

Respeto al medioambiente.
Se exige a las empresas que usen técnicas eficaces para tratar las emisiones y vertidos contaminantes; la recupera-ción de materiales y el desarrollo de estrategias de ahorro energético, y la creación de productos más duraderos y fáciles de reparar, etc.

Compromiso con la sociedad en general y con la comunidad local en la que se instalan.
Se demanda que las empresas se comprometan con el desarrollo económico, social y cultural de la zona, manteniendo y gene-rando empleo, y evitando el despido de trabajadores o la huida a otros países (deslocalización).

Clima de confianza con los trabajadores.
Los trabajadores y sindicatos plan-tean a las empresas una gestión que genere un clima de cooperación, motivación y participación de los trabajadores, y la mejora de las condiciones laborales: salarios, salud, etc.…

Credibilidad ante clientes y consumidores.
Las asociaciones de consumidores exigen a las empresas mayor respeto a sus derechos y mayor claridad y fiabilidad de la información que proporcionan sobre los productos que venden. Asimismo, se demanda calidad y precios razonables, garantías posteriores a la venta, etc.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.