Examen de oferta y demanda

Share Button

“Existe inflación cuando el nivel general de los precios aumenta. Es decir, si los precios de la mayoría de los bienes y servicios que existen en el mercado aumentan, podemos afirmar que estamos en presencia de inflación”.

3 Según el BCE (Banco Central Europeo), se considera que existe inflación, cuando los precios, en su conjunto, crezcan por encima del 2% anual.

● ¿Por qué existe la inflación? El porqué del crecimiento de los precios hay que buscarlo en varias razones, las cuales no son excluyentes, pudiéndose dar incluso de manera simultánea: Inflación de demanda: el nivel general de precios aumenta porque el público desea adquirir más bienes y servicios de los que pueden ofrecerse. Ante el aumento general de la demanda y la imposibilidad de producir una mayor cantidad de bienes y servicios, los precios terminan por subir. Inflación de costes: en este caso, la subida generalizada de los bienes y servicios está relacionada con el aumento de los costes de producción, tales como las materias primas, la energía o los salarios. Si esta subida de costes termina trasladándose a los precios de venta, está claro que se generará inflación de costes.

● ¿Cómo combatir la inflación? La inflación de demanda es relativamente sencilla de combatir. Para ello, la autoridad monetaria (en nuestro caso, el BCE) subirá los tipos de interés, reduciendo de esta forma el crecimiento de la cantidad de dinero y fomentando el ahorro, de tal manera que el gasto se contendrá. En este caso, hablaremos de política monetaria restrictiva, la cual enfriará la economía.
El coste, no obstante, consistirá en asumir más desempleo y, por tanto, estancamiento económico. No ocurre lo mismo con la inflación de costes, provocada por desequilibrios en los mercados de materias primas que obedecen a causas diversas, entre las cuales cabe citar factores geopolíticos, climáticos, estructurales y de incorrecto funcionamiento de mercados e instituciones, en los cuales la política monetaria no será efectiva.


5. Los tipos especiales de inflación Son tres: ● La hiperinflación ● La inflación galopante ● La deflación

5.1 La hiperinflación Es el caso más extremo de inflación. Se da esta situación cuando la inflación es tan alta que la propia moneda deja de ser útil para realizar los pagos. En la década de los años veinte del siglo pasado, Alemania sufríó una hiperinflación que, en apenas dos años, llevó a que la tasa de crecimiento de los precios rondará el 30 000 %, debido a que el Gobierno aumentó espectacularmente la cantidad de dinero para poder hacer frente a los pagos de la Primera Guerra Mundial. También le ha pasado a Venezuela con su moneda el bolívar, la hiperinflación consiguió que se usasen para pagar dólares americanos y la creación de su propia criptomoneda “el petro”.

5.2 La inflación galopante Podemos hablar de inflación galopante cuando se alcanzan tasas de crecimiento de los precios de dos o tres dígitos, sin llegar, por tanto, al caso extremo de hiperinflación. Como ejemplo podemos citar la situación actual de España con la guerra de Ucrania donde se ha llegado a una inflación del 9,7 % es decir casi el 10 % de inflación.

5.3 La deflación La deflación ocurre en una economía cuando tiene lugar un descenso generalizado en el nivel de precios. Constituye, por tanto, el caso opuesto a la inflación. La deflación es un proceso que perjudica a las economías, provocando que el crecimiento económico se estanque o desacelere.. Ejemplo de esta situación es la crisis provocada por la pandemia COVID-19 motivó que la inflación de nuestra economía pisara terreno negativo. Concretamente, la tasa de inflación interanual de Noviembre de 2020 era del –0,8 por ciento.


 4.2 La inflación y el ahorro La inflación penaliza el ahorro. Podríamos decir que la inflación se come el ahorro. En presencia de una inflación elevada, ahorrar es un mal negocio. Como hemos visto a mayor inflación el dinero vale menos, por tanto dejarlo parado en el banco o debajo del colchón hará que perdamos incluso más poder de compra.

4.3 La inflación y los impuestos En las economías con inflación existe una tendencia a subir los sueldos con el objetivo de mantener el poder adquisitivo de estos o, como mínimo, evitar que caiga demasiado. Pensemos, por ejemplo, en el caso de Elena, con unas rentas salariales anuales de 35 000 euros. Supongamos que la inflación que afecta a la economía es del 3,5 % y que su convenio colectivo establece una subida salarial del 2 %, por lo que durante el año siguiente sus ingresos salariales serían de 35 700 euros. Es evidente que Elena habrá perdido un 1,5 % de su capacidad de compra, ya que el coste de la vida aumenta un 3,5 % y sus ingresos únicamente un 2 %; pero existe otro inconveniente, que vemos a continuación: el efecto fiscal. Sabemos que el IRPF o Impuesto de la Renta de las Personas Físicas, el que más gana más impuestos paga. Actualmente los tramos de pago son: Como vemos Elena ha pasado de pagar un 30% de impuestos, a pagar el 37%, y todo por culpa de la inflación. Podemos concluir que la inflación no solo disminuye nuestro dinero, si no que aumenta también lo que pagamos a Hacienda.


2.2 Los tipos de desempleo

➜ Desempleo friccional: es el tipo de desempleo más liviano. Su origen hay que buscarlo en el tiempo que tardan las personas en cambiar de trabajo. Es un desempleo temporal (de corta duración) y propio del proceso de entrada y salida de las personas al mercado de trabajo

➜ Desempleo estructural: es de carácter grave y prolongado en el tiempo (larga duración). Se origina por la existencia de desfases entre la oferta y la demanda de trabajo. Causas del desempleo estructural: ● La cualificación que se requiere en los trabajos, por ejemplo hoy en día, hay pocos soldadores y su calificación es alta, soldar bien es difícil. ● Los avances tecnológicos, por ejemplo también hoy en día se demandan muchos informáticos expertos en seguridad pero uno no aprende a torear a los hacker de un día para otro, claro. Como se detiene el desempleo estructural: Este desempleo debe atajarse con políticas de empleo y formación que reacondicionen la oferta de trabajo a la demanda, antes de que se enquiste en la estructura económica. Es decir debemos aumentar las plazas de formación de soldadores y de expertos en informática

➜ Desempleo coyuntural: es de carácter cíclico. Aparece cuando la actividad económica desciende y las empresas experimentan, por tanto, una caída en sus niveles de producción y ventas, pasando a demandar menos cantidad de trabajo. Este tipo de desempleo es como ir en una noria que primero sube, pero después llega el descenso. 3 Relación entre desempleo coyuntural y estructural El paro coyuntural se puede convertir en paro estructural (del que es más difícil salir), en España, es el caso de la crisis económica que vino motivada por el colapso de un sector con mucho peso en la economía (caso del sector de la construcción en 2008).


3.1 ¿Cómo se mide la inflación? Si queremos averiguar si existe inflación y en qué cuantía, deberemos comparar en dos momentos de tiempo el nivel general de precios. Ahora bien, teniendo en cuenta la enorme cantidad de bienes y servicios que existen en una economía, ¿es posible sintetizar en una sola cifra los precios de todos ellos? La respuesta es afirmativa, y esa cifra se conoce como índice de precios al consumo (IPC). El IPC recoge, en una sola cifra, la información relativa a los precios de los bienes y servicios representativos del consumo de los hogares de una economía. Tendremos las siguientes fórmulas para el cálculo de la inflación:

4 Inflación Representa el Fórmula Mensual Crecimiento de los precios en un mes Anual Crecimiento de los precios en un año Interanual Crecimiento de los precios en los últimos 12 meses Veamos un simple ejercicio, calcula la variación de los precios de los siguientes países Soluciones: 5 4. Consecuencias de la inflación “La inflación nunca es una buena noticia para casi nadie. Podría decirse que, la inflación es una mala noticia, siempre. Veamos algunas de sus consecuencias”.

4.1 La inflación y el poder de compra Cuando los precios suben, nuestro dinero compra cada vez menos cantidad de bienes y servicios. La inflación disminuye el poder de compra. Preguntemos a nuestros familiares o amistades qué podían adquirir hace veinte años con un billete de veinte euros. Probablemente no lo recuerden, pero sí sabrán decirnos que con esa cantidad de dinero podían adquirir muchos más bienes de los que hoy se pueden comprar. “El mismo billete, ahora compra menos”.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *