Sociedad limitada nueva empresa

Share Button

1. LAS FUENTES DE FINANCIACIÓN DE LA EMPRESA


1.1 Concepto de financiación y clasificación de las fuentes financieras


Se denomina financiación a la consecución de los medios necesarios para efectuar inversiones. A cada una de las formas de consecución de esos medios se le denomina fuente financiera. Estas fuentes se pueden clasificar siguiendo diferentes criterios:
1) Según su origen: se distingue entre recursos financieros externos e internos.
 Recursos financieros externos: los conseguidos en el
exterior de la empresa.
Las fuentes de los recursos
financieros externos son las aportaciones de los socios, las
emisiones de obligaciones y todas las demás formas de
endeudamiento.
 Recursos financieros internos: los generados dentro de la
empresa como consecuencia de su actividad. Las fuentes de
los recursos financieros internos son las amortizaciones y la
retención de beneficios. Ambas forman lo que se denomina
autofinanciación.

2) Según su duración


Las fuentes financieras se clasifican en capitales permanentes, también denominados recursos a medio y largo plazo y en pasivo corriente o recursos a corto plazo.
 Capitales permanentes: aquellas que permanecen en la empresa durante un periodo superior al ejercicio
económico (1 año). Las fuentes de estos recursos son las
aportaciones de los socios, las emisiones de obligaciones,
otras formas de endeudamiento a medio y largo plazo y la
autofinanciación.
 Pasivo corriente: se refiere a los recursos que permanecen
en la empresa durante un período de tiempo inferior al
ejercicio económico. Sus principales fuentes son la
financiación de los proveedores y los préstamos y créditos
bancarios a corto plazo. 2

3) Según su titularidad:


se distinguen entre recursos financieros propios
y ajenos.
 Recursos propios: aquellos que no son exigibles por
terceros. Sus fuentes son las aportaciones de los socios y la
retención de beneficios.
 Recursos ajenos: aquellos cuya devolución les será exigida
a la empresa en un período de tiempo más o menos amplio.
Las fuentes de estos recursos provienen de las distintas
formas de endeudamiento.


2. LA FINANCIACIÓN EXTERNA


2.1. FINANCIACIÓN EXTERNA A CORTO PLAZO


1. Préstamos a corto plazo: en este caso, para cubrir sus necesidades a corto plazo la
empresa solicita una cantidad de dinero al banco y se compromete a devolverla en un
plazo inferior a 12 meses, en el que hará frente a la devolución de la cantidad
prestada más el pago de los intereses correspondientes.
2. Créditos bancarios a corto plazo: para cubrir las necesidades de financiación que la
empresa tiene a corto plazo las empresas suelen recurrir a la utilización de créditos
bancarios. Estos requieren un proceso de negociación con las entidades financieras
que pueden condicionar la concesión de dichos créditos a la presentación de
garantías reales o personales. Dentro de estos créditos bancarios se utilizan
principalmente dos modalidades: el descubierto en cuenta y la cuenta o línea de
crédito.
 Descubierto en cuenta: es una forma de financiación que consiste en la
utilización de un importe superior al que se dispone en la cuenta corriente
(conocidos como números rojos). Es una forma poco utilizada por las
empresas debido a los elevados intereses que cobran las entidades bancarias
cuando aparece un descubierto en cuenta.
 Cuenta o línea de crédito: es una modalidad crediticia muy utilizada por
todas las empresas que consiste en la firma de un contrato mediante el cual
abre una cuenta corriente de la que la empresa puede disponer mediante
cheques ordinarios hasta un cierto límite. La empresa pagará intereses.


3. Crédito comercial: consiste en la financiación que consigue la empresa al conseguir
el aplazamiento del pago de los suministros o materias primas por parte de los
proveedores sin coste alguno. De esa manera, la empresa puede funcionar con dichos
materiales o suministros sin haberlos pagado lo que permite la utilización de los
fondos que se deben a los proveedores para la actividad propia de la empresa.
4. La letra de cambio: es un instrumento financiero muy importante, ya que, gracias al
DESCUENTO, una entidad financiera anticipa a la empresa el abono de los créditos
que ésta tiene sobre sus clientes y que están documentados mediante dichas letras de
cambio. El banco abona a la empresa el importe de la letra descontándole una
determinada cantidad en concepto de comisiones e intereses.
Hay que tener en cuenta que el banco no está comprando la letra por lo que el riesgo
de impago al vencimiento de dicha letra sigue correspondiendo a la empresa. Por
tanto, si el cliente no paga, el banco devolverá la letra a la empresa a la que
previamente se le había descontado restándole el importe de la misma de la cuenta
corriente.
5. El factoring: es una forma de financiación mediante la cual, una empresa vende
todos sus derechos de cobro (justificados, en facturas, etc.) a otra empresa
denominada sociedad factor, la cual proporciona a la empresa una liquidez inmediata
y le evita posibles riesgos de impago por parte de clientes. El principal inconveniente


de esta modalidad son los elevados intereses y comisiones que cobra la sociedad
factor. Además, la sociedad factor exige el cumplimiento del principio de globalidad
en virtud del cual, se han de hacer cargo de todas las facturas y letras que tenga la
empresa y no sólo de aquellas que puedan tener cierto riesgo de impago.
A diferencia de lo que sucedía con las letras de cambio la empresa, en este caso, no
responde del impago por parte de sus clientes.
6. El confirming: es un servicio financiero que ofrecen algunas entidades bancarias a las empresas para gestionar sus pagos a proveedores nacionales, dando la posibilidad al acreedor la posibilidad de cobrar sus facturas en una fecha anterior a su
vencimiento. Para ello, la empresa entrega todas sus facturas a una entidad de crédito y cuando llegue su vencimiento, el banco se encargará de pagarlas sacando dinero de
la cuenta de la empresa y cobrándole una comisión. Previamente, el banco habrá comunicado al proveedor la fecha en que puede cobrar, ofrecíéndole la posibilidad de
cobrar antes pagando intereses por ello. Es una forma de financiación para el proveedor, aunque la iniciativa surge de la propia empresa. Entre sus ventajas destaca:
 La reducción de costes administrativos, ya que no se han de controlar los pagos
ni realizar órdenes de transferencias, evitando dichos costes.
 La mejora de imagen de la empresa, al avalar sus pagos con una entidad
financiera.
7. Formas espontáneas de financiación: se denominan así porque no requieren de una
negociación previa. Estas formas de financiación vienen dadas principalmente por el
aplazamiento de pago a los trabajadores y las deudas con la Hacienda Pública y la
Seguridad Social en concepto de seguros sociales e impuestos, deudas que se pagan a
mes o trimestre vencido. Durante ese tiempo la empresa utiliza para su propia
actividad un dinero que corresponde a los trabajadores por su trabajo diario o a las
instituciones públicas.


2.2. FINANCIACIÓN EXTERNA A LARGO PLAZO


1. Emisión de acciones: el capital social de una empresa está formada por las
aportaciones de los socios en el momento de la constitución de la empresa. Este
capital se divide en partes iguales denominadas acciones. Una empresa puede
incrementar financiación externa a largo plazo, mediante una ampliación de su
capital, realizándose dicha ampliación mediante la emisión de nuevas acciones.
El capital social aparece en el pasivo del balance y refleja las aportaciones de los
socios en el momento de constitución de la misma o mediante sucesivas
ampliaciones de capital. Se trata de recursos financieros propios que en principio no
han de devolverse y que permanecerán en la empresa a largo plazo.
2. La emisión de obligaciones y bonos (empréstitos): son partes iguales de los
empréstitos. Los empréstitos son préstamos que se encuentran fraccionados en
múltiples títulos de crédito repartidos entre multitud de acreedores. Los empréstitos
se crean porque algunas empresas, principalmente las grandes, necesitan en
ocasiones capitales de tal cuantía que no es sencillo encontrar entidades financieras
dispuestas a concedérselos en unas condiciones económicas aceptables. En esos
casos, las empresas para conseguir los fondos que precisan, dividen estas grandes cantidades en pequeños títulos colocándolos entre los pequeños ahorradores
privados. A cambio, la empresa les abonará unos determinados intereses. Los mismos bienes o bien sustituirlos por otros nuevos.


3. Préstamos a largo plazo: Se trata de aquellos préstamos cuyo vencimiento es superior al ejercicio económico (+ de 12 meses). Al final de ese período la empresa habrá abonado a la entidad financiera correspondiente el capital prestado junto con los intereses pactados. En general, el proceso de consecución de los fondos será más difícil y complejo para la empresa cuanto mayor sea el plazo o duración del préstamo y cuanto mayor sea su importe.
4. Leasing: es una operación de financiación mediante la cual la empresa incorpora
elementos del activo no corriente (inmovilizado material) a cambio de cuotas de
arrendamiento. En el leasing intervienen tres elementos o sujetos: el proveedor o
fabricante del bien, la empresa de leasing o sociedad de financiación y la empresa cliente o usuario del bien. Gracias al leasing, una empresa puede disponer de elementos de activo sin necesidad de ser el propietario del mismo. La duración de una operación de leasing coincide
con la vida útil del bien que se va a utilizar. Una vez finalizada la vida útil, el usuario del bien tendrá un derecho de compra sobre dicho bien al precio que se haya fijado en el contrato, que suele ser un precio bajo.
El principal inconveniente de las operaciones de leasing es el elevado importe de las
cuotas de arrendamiento. Pero para la empresa también ofrece ventajas, ya que no se
debe preocupar de conseguir los recursos financieros para la compra del mismo.
Además, el leasing dispone de ventajas fiscales.
5. Renting: es una modalidad de financiación que consiste en alquilar bienes inmuebles
a largo plazo. En el renting, la empresa arrendataria pagará una cuota de alquiler
mensual durante el plazo que se determina en el contrato y, a cambio, la empresa que
alquila el bien se compromete a facilitar el uso del bien, el mantenimiento del mismo
y un seguro para dichos bienes.
A diferencia del leasing, en esta modalidad no figura opción de compra por parte de
la empresa arrendataria. La empresa de renting le ofrecerá o bien prolongar el uso de


3. LA FINANCIACIÓN INTERNA


La autofinanciación de una empresa está formada por los beneficios que ha
ido obteniendo a lo largo del tiempo y que no se han repartido, sino que se han ido
reteniendo para el crecimiento o el mantenimiento de la capacidad económica de la
misma.

3.1. AUTOFINANCIACIÓN DE MANTENIMIENTO


Esta forma de financiación interna hace referencia a las amortizaciones y, en menor
medida, a las provisiones.
1. Amortizaciones: es la depreciación irreversible que van sufriendo los
diferentes elementos del inmovilizado en el proceso de producción.
Contablemente, las amortizaciones son gastos que se deducen de los ingresos para
calcular los beneficios.
Las amortizaciones acumuladas se recogen en el activo del Balance de Situación
con signo negativo, reduciendo el valor de cada una de las inversiones efectuadas.
Desde el punto de vista económico, el efecto de reflejar la amortización como
gasto es el mismo que si no se deducen las amortizaciones a la hora de calcular el
beneficio y luego en el reparto del mismo se retiene una parte de él para dotar un
fondo de amortizaciones con el que se pretende reponer los bienes de equipo, el mobiliario de la empresa…Además, hasta que llegue el momento de utilizar esos fondos para reponer los diferentes elementos de activo, se encontrarán invertidos en algunos bienes o derechos de la empresa, es decir, la empresa utiliza ese fondo de amortización como financiación. Por tanto, la función principal de las amortizaciones es mantener la capacidad económica de la empresa. No se debe confundir la amortización técnica, que es la que acabamos de ver, con la amortización financiera, que es la que hace referencia a la devolución de capitales percibidos por la empresa. Mientras la amortización técnica proporciona liquidez a la empresa (se está reflejando un gasto que no genera salida de dinero), la amortización financiera resta liquidez porque supone salida real de dinero.


2. Provisiones: forman parte del resultado de la empresa como un gasto que no
genera salida de dinero. Es un fondo que se crea para hacer frente a posibles
pérdidas, como depreciación de las existencias, posible riesgo de impago por
parte de clientes… A diferencia de la amortización técnica, las provisiones son
depreciaciones reversibles, ya que estamos hablando de posibles situaciones que
se pueden dar en la empresa y en las que se aplica el principio contable de
prudencia.

3.2. AUTOFINANCIACIÓN DE ENRIQUECIMIENTO


Esta forma de financiación está formada por los beneficios que no se reparten a
los socios o accionistas, sino que se retienen en la propia empresa para la realización de
nuevas inversiones y, en definitiva, para potenciar el crecimiento de la misma.
Estos beneficios no distribuidos por la empresa se reflejan en las cuentas de
reservas, que pueden ser de tres tipos:
 Reserva legal: la cantidad que se retiene de los beneficios viene fijada por ley.
 Reserva estatutaria: la cantidad que se retiene de los beneficios viene fijada por
los estatutos de la empresa.
 Reserva voluntaria: se crea generalmente cuando la empresa obtiene beneficios
extraordinarios y pretende aprovechar esa coyuntura para realizar nuevas
inversiones.
El objetivo de la retención de beneficios es favorecer el crecimiento de la empresa.


3.3. VENTAJAS E INCONVENIENTES DE LA AUTOFINANCIACIÓN


Las principales ventajas que presenta este tipo de financiación son los siguientes:
 Permite a la dirección de la empresa trabajar con mayor autonomía.
 Es una alternativa de financiación adecuada para las PYMEs, que generalmente,
por su tamaño, suelen encontrar dificultades para conseguir financiación ajena a
largo plazo.
 Puede incidir en la mejora del ratio de solvencia, lo que a su vez permite a la
empresa acceder a otras fuentes de financiación.
En cuanto a los inconvenientes, hay que distinguir entre aquellos que lo son para los
accionistas de los que lo son para la empresa.
 Para los accionistas la retención de beneficios supone una reducción de los
dividendos, lo cual iría en contra del objetivo de rentabilidad inmediata o a corto
plazo. Además, una política de dividendos baja puede generar una imagen
distorsionada de la situación por la que atraviesa la empresa.
 Para la empresa, la reducción de dividendos ocasiona una disminución de la
rentabilidad de las acciones, lo cual puede redundar en una reducción de la
cotización de las mismas.

CONCLUSIÓN FINAL DE LAS FUENTES DE FINANCIACIÓN
Hemos podido observar que hay múltiples fuentes de financiación y que la
empresa, en función de sus propias carácterísticas, así como del coste y de la calidad o
disponibilidad de las fuentes financieras, empleará una u otra o un conjunto de varias
fuentes de financiación.
Por tanto, no se puede decir que existe una fuente de financiación que es mejor
que otra, sino que esto va a depender de la empresa, del momento, de su situación.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.