Sociedad limitada nueva empresa

Share Button

La financiación ajena es la que se realiza con terceras personas ajenas a la empresa.
Se distingue entre financiación a corto y a largo plazo, dependiendo del plazo en el que deben devolverse las cantidades que se adeudan.

La financiación a largo plazo es aquella cuyo plazo de vencimiento excede de un ejercicio económico.

La financiación a corto plazo tiene el vencimiento dentro del ejercicio.

Lo lógico es que la financiación a corto plazo financie operaciones del ciclo de la explotación, mientras que la financiación a largo plazo financie elementos del activo no corriente.

4.1. FINANCIACIÓN AJENA A CORTO PLAZO

Acabas de ver como se conoce como financiación ajena a corto plazo aquella que tiene un vencimiento inferior al ejercicio económico.

La financiación ajena a corto plazo, muy frecuentemente, se produce por terceras personas con las que la empresa se relaciona dentro de su actividad normal. A este tipo de financiación se denomina financiación por operaciones del tráfico. De este tipo de financiación vas a estudiar las operaciones con proveedores, con acreedores por prestación de servicios y con otros terceros.

PROVEEDORES:

Se consideran proveedores todas aquellas personas físicas o jurídicas que abastecen a la empresa de las mercancías que esta precisa para su actividad. Si se paga el retraso en el pago desde que se traen las mercancías la empresa obtiene una financiación.

Cuando, para garantizarse el cobro, los proveedores exigen a la empresa la aceptación de letras de cambio, El Plan General de Contabilidad establece que deba recogerse en la cuenta proveedores efectos comerciales a cobrar.

El retraso pactado en el pago no parece que presente a primera vista ningún coste, pero un análisis más detallado nos muestra que, muchas veces, si que acarrean costes: así frecuentemente al pagar en efectivo se realiza un descuento llamado descuento por pronto pago, que, lógicamente, se pierde si el pago se aplaza.

ACREEDORES POR PRESTACIÓN DE SERVICIOS:

Además de mercancías, la empresa adquiere gran cantidad de bienes y servicios necesarios para el desarrollo de su actividad normal, tales como agua, gas, electricidad, teléfono, arrendamientos, reparaciones, primas de seguros, transportes, publicidad… Que suelen pagar a sus suministradores, si estos lo permiten, de forma diferida. Estos diferimientos también son una fuente de financiación pues contribuyen, igualmente, a desahogar la situación de la tesorería.

El Plan General Contable establece la cuenta en la que debe recogerse esta deuda:

Acreedores por prestación de servicios

Si se han aceptado letras corresponde la cuenta:

Acreedores, efectos comerciales a pagar

OTRAS DEUDAS POR OPERACIONES DE TRÁFICO:

En general todo lo que la empresa debe a terceras personas supone una fuente de financiación.
Además de las empresas que nos proporcionan bienes y servicios pueden aparecer otras deudas por operaciones del tráfico. Así pueden aparecer deudas de la empresas con los trabajadores (remuneraciones pendientes de pago, y sin necesidad de entrar en demoras respecto al pago del salario, el trabajo se incorpora diariamente y no se paga hasta fin de mes), deudas con entidades públicas:
Vamos a destacar las deudas con la Hacienda Pública por conceptos fiscales, esto es, impuestos que se difieren en su pago;
deudas con la Seguridad Social que conceden un plazo a las empresas para abonar sus cuotas por los trabajadores en nómina.

4.1.1 OPERACIONES DE TIPO FINANCIERO:

Pero además la financiación también puede venir por operaciones de tipo financiero. Son aquellas formas de financiación que se conciertan con entidades especializadas en prestar servicios financieros. Vas a estudiar, de esta modalidad, el factoring, los contratos de descuento de efectos, y de disposición de crédito.

  • Factoring

La otra cara de la moneda de este tema lo constituyen los créditos que la empresa concede. Los más importantes son los cobros aplazados con los clientes. Para evitar los problemas que se plantean con el cobro de los créditos surgen las sociedades de factoring.

El factoring es un contrato por el que una empresa encomienda el cobro de sus facturas y efectos que tiene sobre sus clientes a otra empresa, llamada sociedad-factor, a cambio de una comisión que se detrae sobre las facturas o letras cobradas.

El factoring tiene grandes ventajas para la empresa


: elimina el riesgo de impagos, evita los engorros y el trabajo administrativo que acarrea el cobro de las facturas… Además constituye una fuente de financiación para la empresa, ya que dispone de liquidez de inmediato.

El factoring presenta el inconveniente de su elevado coste


. Para mayor carga, la sociedad factor suele exigir el cumplimiento del principio de globalidad en virtud del cual se ha de hacer cargo de todas las facturas de la empresa y no sólo de parte de ellas; la razón es evitar que sus clientes le vendan sólo las incobrables o difíciles de cobrar.
  • Deudas por efectos descontados

Ya has estudiado la letra de cambio. Lo que nos importa de este instrumento es que la letra normalmente tiene un pago aplazo. Para conseguir liquidez inmediata el tenedor de letras de cambio puede concertar un contrato de descuento. Este contrato consiste en lo siguiente:

  • El tenedor cede sus letras a un banco o caja.
  • El banco o la caja adelanta el importe de las letras, a cambio cobra un interés al tenedor.
  • El banco o la caja se encarga de cobrar el importe de las letras.
  • Si la letra no es cobrada la entidad de crédito procede a su devolución al tenedor, que tendrá que abonar el nominal de la misma.

El descuento de efectos es una operación por la que una entidad de crédito anticipa al tenedor de la letra el importe de la misma antes de su vencimiento. A cambio la entidad bancaria cobra el denominado interés de descuento. Luego el dinero efectivo que va a abonar el banco será el nominal de la letra menos los intereses de descuento. A su vencimiento será el banco el encargado del cobro del nominal de la letra de cambio.

  • Póliza de crédito

Por este contrato la entidad de crédito pone a disposición del beneficiario de la póliza una cantidad de dinero para que disponga la cifra que desee con el límite de dicha cantidad. Habrá que devolver las cantidades utilizadas junto a los intereses que correspondan por las cantidades de las que realmente haya dispuesto.

La póliza de crédito es similar a una cuenta corriente donde el beneficiario va haciendo disposiciones e imposiciones, cobrándose intereses sobre los saldos.

4.2. FINANCIACIÓN AJENA A LARGO PLAZO

Acabas de estudiar la financiación a corto plazo, en la que se generan deudas con un plazo de devolución inferior al año. Vas a estudiar ahora la financiación a largo plazo.
Este tipo de financiación supone cuantías generalmente elevadas. Por eso el plazo de devolución de la deuda contraída excede al ejercicio económico, siendo por tanto obligaciones que se van a devolver durante años.

Este tipo de financiación se suele contraer con entidades financieras (bancos, cajas de ahorros y cooperativas de crédito).

La financiación a largo plazo suele asociarse a la adquisición de elementos del activo no corriente, como maquinaria, edificios, instalaciones técnicas…

Cuando una empresa prevé una inversión de envergadura frecuentemente recurre a la financiación ajena a largo plazo.

La financiación a largo plazo reviste muchas modalidades. Vas a estudiar las más importantes. Como el préstamo tiene especial relevancia lo vas a encontrar en un apartado diferente al resto de las formas de financiación.


4.2.1 EL PRÉSTAMO

Un préstamo es una contrato entre el prestamista (normalmente un banco, una caja de ahorros u otra entidad de crédito)
Y el prestatario, por el cual el prestamista entrega al prestatario una cantidad de dinero con la condición de que este se lo devuelva en el tiempo señalado junto a un interés pactado.

Los préstamos son la forma más frecuente de financiación ajena y adopta múltiples formas en función de las cuantías, plazos, necesidades que cubre…

Es frecuente que los préstamos lleven asociado un contrato subsidiario de hipoteca. La hipoteca se constituye sobre un bien, (generalmente inmueble) el cual permanece en poder de su propietario. En caso de que la deuda garantizada no sea satisfecha en el plazo pactado se puede poner en venta el bien hipotecado para, con su importe, conseguir el pago del crédito.

  • Sistemas de amortización de préstamos

Desde un punto de vista de la matemática financiera un préstamo es una operación financiera de prestación simple y contraprestación múltiple. Un prestamista entrega una cantidad de dinero C0 a otra, prestatario, que lo recibe y se compromete a devolverlo junto a los intereses que correspondan por el diferimiento del pago. A las cuotas periódicas de amortización de préstamos se denominan anualidad. La anualidad se divide en dos partes:

  • La que corresponde a las cantidades del préstamo devueltas, llamadas amortización.
  • La que corresponde a las cantidades abonadas en concepto de intereses.

Llamando a la cuota que devuelve el préstamo, A,  a la cuota de amortización, a, e I a la cuota de interés:

A = A + I

Existen numerosos sistemas de amortización de préstamos. En España el más utilizado es el sistema de cuota constante también conocido como sistema francés:

  • Sistema francés de cuota constante

Este sistema consiste en que las cuotas en las que se devuelve el préstamo son constantes, esto es, todas las cuotas tienen el mismo importe.

  • Cuadro de amortización de un préstamo

Si pides un préstamo querrás saber en primer lugar cuanto debes pagar todos los periodos. En segundo lugar te interesará conocer en cada periodo la cantidad que pagas en concepto de intereses (cuota de interés) y que parte de lo que pagas se emplea en devolver lo que se te ha prestado (cuota de amortización)
. También querrás conocer todo lo que ya has devuelto (total amortizado)
Y cuanto te queda por pagar( capital vivo)
.

4.2.2. OTROS TIPOS DE FINANCIACIÓN

Cuando la gran empresa necesita un volumen importante de dinero para acometer una gran inversión hay que empezar a manejar cifras que se expresan en muchos millones de euros. No siempre es sencillo encontrar entidades financieras dispuestas a conceder el préstamo en condiciones aceptables. Puede resultar más rentable para la gran empresa realizar una emisión de empréstitos.
Se trata de dividir esas grandes cantidades de dinero en pequeños títulos y colocándolos entre los pequeños ahorradores privados.
A cada «trozo» de deuda le corresponde un título denominado obligación.
El que compra las obligaciones, obligacionista, recibe un interés fijo.
Al final del tiempo de la emisión recibe el nominal de la obligación, es decir el dinero prestado, como en cualquier préstamo.

Las obligaciones se clasifican como títulos de renta fija porque ofrecen un interés fijo o determinado. A diferencia de ellas las acciones que son títulos de renta variable porque su rentabilidad (dividendo) depende de la buena o mala marcha de la empresa.

Las emisiones de empréstitos son garantizadas por un banco o grupo de bancos. Un atractivo de los empréstitos es que normalmente son negociados en la bolsa, lo que favorece su liquidez.

  • Deudas con proveedores de inmovilizado

La compra de bienes de inmovilizado (maquinaria, inmuebles, camiones u otros elementos de transporte…) puede representar el desembolso de grandes sumas de dinero. Estas operaciones pueden financiarse aplazando el pago de los mismos. Estos aplazamientos, con frecuencia, acarrean la obligación del pago de intereses.

Consiste en un contrato mediante el cual una empresa alquila por un plazo determinado un bien del inmovilizado (maquinaria, vehículos…) a una sociedad de leasing, la cual además de facilitarle dicho bien se ocupa del mantenimiento y conservación del mismo; al finalizar el contrato, el usuario puede elegir entre prolongar el arrendamiento, comprar el bien por un precio preestablecido (es la denominada opción de compra)
O devolverlo al arrendador.

El leasing tiene importantes ventajas para la empresa, la más importante es que permite no realizar un desembolso inmediato, sino dividir los pagos por el disfrute del bien en varios ejercicios, lo que acomoda las cantidades que está abonando la empresa a los beneficios que va recibiendo por la inversión.
Por otro lado el leasing hace disminuir el riesgo que se toma con la adquisición del bien, ya que los gastos de mantenimiento y reparaciones, ordinarias y extraordinarias, corren a cargo de la entidad de leasing.
Por el contrario el leasing tiene el inconveniente de su elevado coste.

  • El Balance:
    Es un estado contable que refleja el patrimonio y la situación económico-financiera de la empresa en un momento determinado (el cierre del ejercicio en este caso). Incluye los bienes, derechos y obligaciones que pertenecen a la empresa. Figurarán de forma separada el Activo, el pasivo y el patrimonio neto.
  • La Cuenta de Pérdidas y Ganancias:
    Es un estado contable que recoge el resultado del ejercicio, separando debidamente los ingresos y los gastos imputables a éste, y distinguiendo los resultados de explotación de los que no lo sean.

  • Estado de cambios en el patrimonio neto

    : informa de las variaciones producidas en el patrimonio, con el fin de evaluar si su crecimiento es equilibrado.
  • La memoria:
    Completará, ampliará y comentará la información contenida en los otros documentos que integran las cuentas anuales, además de incluir información cuantitativa y descriptiva del ejercicio anterior.
  • El Estado de Flujos de Efectivo (es voluntario para las PYMES): recogerá los cobros y pagos realizados por la empresa, con el fin de informar acerca de los movimientos de efectivo producidos en el ejercicio.
Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *