Elementos y masas patrimoniales

Share Button

LA COMPOSICIÓN DEL PATRIMONIO Y SU VALORACIÓN:


El patrimonio de una empresa es el conjunto de bienes, derechos y obligaciones que constituyen los medios económicos y financieros a través de los cuales esta puede cumplir sus fines.

Debemos distinguir entre bienes, derechos y obligaciones


Los bienes son elementos tangibles que posee la empresa, como las máquinas, los edificios o los ordenadores.
Los derechos son situaciones jurídicas a favor de la empresa como las facturas a cobrar a clientes, letras a cobrar a clientes, etc.
Las obligaciones son deudas de la empresa con terceros como deudas con proveedores, deudas con Hacienda, deudas con la Seguridad Social, un préstamo (deuda con un banco), etc. 
EL BALANCE DE SITUACIÓN DE LA EMPRESA: El balance de situación es un estado contable que refleja la situación económico-financiera de la empresa, es decir, su situación patrimonial en un momento determinado de tiempo.
El activo del balance representa los bienes y derechos que componen el patrimonio de la empresa. El activo constituye la estructura económica de la empresa. El activo, por tanto, nos responde a la pregunta ¿en qué ha invertido la empresa?
En el pasivo diferenciamos entre pasivo exigible y pasivo no exigible, fondos propios o patrimonio neto de la empresa.

El pasivo exigible representa las deudas de la empresa pendientes con terceros, cuya devolución puede ser  a corto plazo (menos de un año) o a largo plazo (más de un año).
El patrimonio neto representa las obligaciones contraídas con los socios capitalistas, cuya devolución no está sujeta a un plazo de vencimiento y, por tanto, no se considera un pasivo exigible.
El pasivo engloba, por tanto, las obligaciones de la empresa y constituye la estructura financiera de la empresa, dando respuesta a la pregunta ¿de dónde se ha obtenido la financiación? 

Orden en el balance:


En el activo del balance se ordenan todos los elementos de menor a mayor liquidez. La liquidez es la mayor o menor facilidad que tiene un bien para convertirse en dinero. Lo más líquido que hay es el dinero en caja.
Los elementos del pasivo se ordenan de menor a mayor exigibilidad. Un elemento es más exigible cuanto menor es el plazo en el que vence y hay que hace frente a su pago. El capital, que está formado por las aportaciones de los socios, no es exigible. En cambio, las deudas con proveedores suelen ser exigibles a muy corto plazo. Un préstamo representa una deuda con un banco y suele ser exigible a largo plazo. 

Las masas patrimoniales:

Los distintos bienes, derechos y obligaciones que forman el patrimonio de la empresa se denominan elementos patrimoniales. Los elementos patrimoniales se agrupan en masas patrimoniales.
Una masa patrimonial es un conjunto de elementos patrimoniales homogéneos, es decir, que tienen un mismo significado económico o financiero. Podemos hacer una primera clasificación de los elementos del patrimonio en tres grandes masas patrimoniales, denominadas activo, pasivo exigible y patrimonio neto. 
A su vez, el activo se puede clasificar en activo corriente y activo no corriente.

El activo no corriente o inmovilizado incluye todos los activos que permanecerán en la empresa más de un año. Su función es asegurar la vida de la empresa, son necesarios para su funcionamiento. Son elementos patrimoniales que no están destinados a la venta. Son inversiones que permanecen en la empresa a largo plazo, es decir, más de un año. Dentro del activo no corriente podemos distinguir entre: 

Inmovilizado material

Edificios, maquinaria, mobiliario, elementos de transporte, equipos informáticos,…

Inmovilizado intangible

Propiedad Industrial (patentes y marcas de la empresa)

Amortización acumulada del inmovilizado

Entre paréntesis, indicando que es un elemento con signo negativo. Minora el valor del inmovilizado (causada por la depreciación), mostrando el valor real de estos bienes.

Inversiones financieras a largo plazo o permanentes

Adquisición de valores mobiliarios (acciones y obligaciones de empresas), con la pretensión de mantenerlas en la empresa por un periodo superior al año. 
El activo corrienteson aquéllos elementos cuya función es asegurar el ciclo de explotación de la empresa (materias primas, mercaderías o productos terminados, derechos de cobro y dinero en caja o bancos o en inversiones financieras a corto plazo o temporales). El activo corriente está formado por las masas patrimoniales de las existencias, el disponible y el realizable. Las existencias son elementos que la empresa tiene en el almacén. Están destinados a la venta (mercaderías o productos terminados) o a la utilización en el proceso de producción de la empresa (materias primas).
El realizable lo integran los derechos de cobro  a favor de la empresa (por ejemplo las deudas de los clientes con la empresa). Si estos derechos están formalizados en letras o pagarés, se recogen en  “efectos comerciales a cobrar”.
El disponible lo integran elementos de liquidez inmediata (caja y bancos). También se incluyen las inversiones financieras a corto plazo: Adquisición de valores mobiliarios (acciones y obligaciones de empresas), con la pretensión de venderlas en un plazo muy corto de tiempo (menos de tres meses), para obtener una rentabilidad.
Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.