Inversion empresarial

Share Button

Tema 5: inversión y crecimiento económico



Para que una economía aumente la cantidad de bienes y servicios que produce, es necesario que la economía sea capaz de generar producto neto, porque de lo contrario es imposible que crezca, ya que no se podrían adelantar medios de producción.

– La función de inversión:

La determinan 2 variables

INVERSIÓN BRUTA=INVERSIÓN NETA MAS INVERSIÓN DE REPOSICIÓN (IB=IB+I+IR)

La inversión de reposición (IR):

depende del stock de capital fijo de una economía, lo que quiere decir, que cuanto más capital, mayor será la inversión de reposición se tendrá que hacer. No se incrementa la rentabilidad, a no ser que la sustitución de los bienes, se realice con otros tecnológicamente superiores.

La inversión neta (I o IN):

hace crecer la capacidad de producción de una empresa. fuente del crecimiento económico. Es una inversión de nueva creación, basada en la compra de nuevos bienes, con los que la empresa no contaba hasta ese momento. La incorporación de estos bienes solo se realiza, en el caso de que se dé alguna de las condiciones siguientes:

Cuando permita aumentar la tasa de rentabilidad sobre el capital adelantado:

cuando se pueda mejorar técnicamente el proceso productivo, de tal manera que, el capitalista aumente su participación en el producto neto y se obtenga una mayor rentabilidad (vía por la cual los capitalistas participan en el producto neto).
(las únicas formas de cambio técnico que se introducen a través de la inversión, y que aumentan la rentabilidad son: la sustitución de trabajo por capital; las economías de escala puras y; la aparición de nuevos bienes de consumo y de lujo,
Taylorismo (división del trabajo).Aumento del rendimiento de los procesos naturales. Intensificación de la velocidad de rotación del capital fijo y del funcionamiento de las máquinas.)

Cuando se den presiones consolidadas de demanda de una cuantía suficiente,


Las variables que determinan la inversión neta son

La productividad (ñ), determinada por todas aquellas formas de cambio técnico que hacen que aumente; y la demanda o los niveles de renta (Y = salarios + beneficios) que miden las presiones consolidadas de la demanda.
– Las empresas no tienen en cuenta el tipo de interés a la hora de invertir.

VARIABLE QUE DETERMINA INVERSIÓN DE ADELANTO A UN AUMENTO DE DEMANDA

Cuando las empresas se anticipan a la demanda van creando demanda poco a poco, debido a que comienzan a invertir en: producción, contratación de mano de obra, y en infraestructuras; comportamiento que al ser tan frecuente, no debemos olvidar. Por tanto, la inversión, en este caso, no es explicada ni por la productividad ni por la demanda, sino por el ahorro (S). Así pues, puede crecer la inversión cuando las empresas se anticipan a la demanda, por una alteración en la tasa de ahorro. Es decir, son empresas que ahorran para invertir.

Teoría de corte Keynesiano:

El principio de aceleración se basa en la idea de que el stock de capital deseado depende del nivel de la demanda de la economía, lo que obviamente vendrá determinado por la producción alcanzada. Por ello, la inversión neta, que es el incremento del stock de capital, está relacionada con el incremento de la producción.
Esta teoría se basa en al idea de que la inversión siempre se va a adelantar a la demanda, por lo que si la economía quiere aumentar su capacidad productiva, tiene que invertir en función de la producción y el capital.

Teoría de corte postkeynesiano:

las alteraciones en la distribución de la renta son una fuente de aumento o disminución de la demanda, lo cual a su vez influye en la inversión. Todo aumento en el salario de los trabajadores, hace que aumente su demanda de consumo; es decir, que para generar demanda se debe producir una alteración en la distribución de la renta a favor de los trabajadores, a costa de reducir los beneficios (o tipo de rentabilidad) de los capitalistas. Por lo tanto, para estos autores es la renta la que genera demanda, aunque la cuantía de la misma se a de distribuir de manera distinta. A pesar de este cambio en la distribución de la renta, no tenemos porque pensar que esto conlleva a un aumento en la demanda, debido a que el aumento en la renta de los trabajadores se ve compensado con la disminución en los beneficios de los capitalistas; así pues, lo único que varía es la composición de la demanda.

La función de ahorro:

La función de ahorro está determinada por la renta de la economía. S = Sw · W + Sc · B. La inversión de una economía se financia a través del ahorro (S). En la medida en que el ahorro financia esto, podemos establecer la siguiente ecuación:
I = S = Sw · W + Sc · B
El ahorro siempre tiene que ser igual a la inversión puesto que el ahorro siempre financia la inversión. Cuando dividimos toda la expresión por la renta obtenemos lo siguiente:
Renta (Y) = W + B
(W / Y) + (B / Y) = Y / Y = 1 à W /Y = 1 – (B / Y)
Luego:
I/Y = S/Y = Sw(W / Y) + Sc(B / Y) = Sw(1- (B / Y) + Sc(B / Y) = Sw + (Sc – Sw) B / Y

La participación del ahorro en la renta nacional, es igual a la inversión que se realiza. Hay dos maneras de conseguirlo:
– Aumentar la propensión que tienen los agentes económicos (tanto capitalistas como trabajadores) a ahorrar. Luego el ahorro crece y aumenta la inversión
Aumentar la participación de los beneficios en la renta nacional.
hay que tener en cuenta que la inversión crece, si están activadas las variables que la determinan, pues de lo contrario, por más que aumentan las variables del ahorro, no se invertirá.

El ahorro financia la inversión, pero no la determina

Es la inversión la que determina el ahorro, debido a que este se adapta a las necesidades de inversión que hay en la economía. Por tanto, aunque cuantitativamente ambas variables coinciden al final, el ahorro no determina la inversión, sino al revés.

La condición de equilibrio:

La condición de equilibrio de una economía es la igualdad entre la inversión y el ahorro. Para obtener esta condición, hay que tener en cuenta que la renta (W + B). Se puede descomponer de dos formas:
Por un lado, analizar la renta desde el punto de vista de los bienes que la componen: bienes de consumo y bienes de inversión.
Por otro lado, desde el punto de vista de su reutilización, pues los agentes económicos la utilizan para consumir y para ahorrar.
De tal manera que todo esto queda explicado a través de la fórmula: C+ I = Y = C + S à I =S
Todo lo que se produce tiene que ser igual a todo lo que se consume o se vende (oferta = demanda). En las economías se considera que, toda aquella parte de la producción que las empresas no venden pasa a ser lo que se denomina inversión en existencias.


¿el equilibrio se cumple siempre?

Las decisiones de inversión están en manos de los capitalistas, mientras que la decisión de ahorro está en manos de los trabajadores, en función de la renta que reciben y las necesidades de ahorro que tengan. Una vez que las decisiones se han tomado, esta condición de equilibrio siempre se cumple. Deja de cumplirse cuando hay agotamiento tenológico.

– ¿qué ocurre cuando se rompe la condicion de equilibrio?

Cuando aumenta alguna de las variables del ahorro (Sw, Sc, B/Y) se garantiza el aumento del mismo, pero no el de la inversión. Si esto ocurre, se rompe la condición de equilibrio, y entonces, la economía entra en crisis. Para invertir es necesario que se pueda aumentar la productividad, y para ello se utiliza la forma de cambio técnico de sustitución de trabajo por capital. Cuando ya se ha adoptado esta forma de cambio técnico por el conjunto de las empresas que se encargan de fabricar los bienes de equipo, estas dejan de invertir, pues se ha producido el denominado agotamiento tecnológico, ya que no existen nuevas tecnologías que se puedan aplicar para aumentar la productividad de las empresas. Al no invertir, la demanda, que hasta ese momento estaba creciendo ), deja de hacerlo, y como consecuencia de ello, la inversión neta desaparece, e incluso, la propia demanda comienza a disminuir, situación ante la que el sector de la inversión solo tiene que hacer frente a la inversión de reposición, pero por el contrario, al estar diseñado para satisfacer tanto la inversión neta como la de reposición, continua generando la misma producción que antes, dando lugar a una superproducción originada por el incumplimiento de la condición de equilibrio. Ante esta situación, y con el objetivo de adaptarse a la nueva demanda, tanto las empresas del sector de los bienes de equipo como las del resto de sectores comienzan a destruir su capacidad productiva. lo que conlleva a muchas a cerrar y a dejar a los trabajadores en el paro, obligando a estos a dejar de demandar.
A partir de ese momento, la inversión será de adaptación a la economía, pues estamos ante una crisis económica caracterizada por una disminución en los niveles de renta y empleo. En situación de crisis, se llevan a cabo fusiones de empresas, por lo que se crean unas a costa del cierre de las otras. Esto da lugar, a que la capacidad productiva del sector sea menor, siendo mayor la de las empresas que quedan.

¿Qué ocurre tras una época de auge económico?:


Parece, por lo descrito hasta el momento, que la economía tras un periodo de auge entra en uno de crisis, y de este, vuelve a pasar de nuevo a uno de auge, y así continuamente.
La única forma de que no haya crisis, es que aparezca una nueva generación técnica de bienes, que permitan aplicar una nueva innovación tecnológica de trabajo por capital (o aparición de nuevos bienes), antes de llegar al agotamiento tecnológico. Las innovaciones tecnológicas no se produzcan de manera continua sino discontinua a lo largo del tiempo, en forma de revoluciones tecnológicas.
En fases de prosperidad se da la condición de equilibrio, y en épocas de crisis no se cumple; y que las crisis se dan por un problema de superproducción (mucha producción y poca demanda), no por un problema del ahorro.
Función de consumo:

Las variables que determinan la función de consumo son, por un lado el nivel de renta alcanzado por una economía; y por otro, la innovación tecnológica, y en concreto aquellas formas de cambio técnico relacionadas con el consumo como: aparición de nuevos bienes de consumo y de lujo, y su diversificación (cambio en el diseño de los productos).Ambas formas de cambio técnico evitan, en parte, la saturación de bienes y servicios en los mercados. El objetivo de la función de consumo es la satisfacción de las necesidades de los individuos.

Para que pueda aumentar la demanda de consumo, es necesario:


Que crezcan los niveles de renta:

lo que implica la aparición del mecanismo de sustitución de trabajo por capital, con el objetivo de activar la inversión y generar demanda. El nivel de renta depende de la inversión neta. La relación entre la inversión y la renta puede expresarse a través del concepto del multiplicador, según el cual, un incremento en la inversión conlleva a un incremento mayor en la producción agregada. Partiendo de la condición de equilibrio I = S, obtenemos la función de ahorro proporcional.
El multiplicador está gobernado por la paradoja del ahorro o de la frugalidad, ya que cuanto mayor sea la propensión de ahorro para un nivel dado de inversión, menor crecimiento de la rente se generará; y viceversa. La explicación de esta afirmación reside en la idea de que el ahorro no determina la inversión, y por tanto, la propensión a ahorrar desemboca en una reducción de la demanda, de las ventas, de la renta, y del empleo.

Es necesaria la aparición de nuevos bienes


Ya que con su diversificación, se consigue que no se cierre la demanda con el consumo de una unidad del bien, y así, se puedan seguir obteniendo más unidades. La aparición de nuevos bienes de consumo y lujo es generadora de renta y de demanda de consumo, pero apenas influye sobre la productividad y la rentabilidad de las empresas. Los determinantes del consumo y de la inversión son distintos, pero tienen en común que la aparición de nuevos productos es fundamental.

Política monetaria restrictiva con agotamiento tecnológico o con crecimiento económico:

Una política monetaria restrictiva, tanto si se produce en condiciones de crecimiento económico como de agotamiento tecnológico, acelerará la velocidad de circulación del dinero, e incluso puede llegar a imponer una restricción monetaria sobre la actividad real, reduciendo la renta real alcanzada.
En estas condiciones, el dinero dejará de cumplir una de sus funciones básicas, como es la de permitir realizar transacciones; lo cual, influirá negativamente sobre la actividad real.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.