Obtencion de recursos propios y externos de una empresa

Share Button

TEMA 9.- EL SUBSISTEMA DE FINANCIACIÓN

9.1 LA FUNCIÓN FINANCIERA DE LA EMPRESA

La función financiera de la empresa se ocupa de la captación y administración de los fondos de la empresa. Esta concepción comprende dos grandes decisiones:

  • Función de financiación
  • Función de inversión

La empresa es encargada de la transformación de factores en productos así pues el sistema financiero transforma los factores financieros a través de unos procesos para mantener el funcionamiento de los recursos financieros con el fin de asegurar la renta. Esta concepción de las finanzas implica considerar estas cuestiones:

  • La estimación de recursos para permitir su crecimiento.
  • El análisis y determinación de las clases de activos.
  • Estructura financiera de la empresa
  • El análisis y previsión de los efectos, tanto a corto plazo como a largo.

La forma de operar en éste área requiere el cumplimiento de tres condiciones previas:

  • La determinación de un objetivo financiero
  • Un criterio para la asignación de recursos financieros
  • Un método de análisis que permita la elección de la combinación de medios financieros.

Pues bien, este ciclo financiero está formado por dos subciclos de distinta duración:

  • Un ciclo corto, ciclo de explotación o ciclo de ejercicio, cuya duración viene expresada por el período medio de maduración, y que depende de las condiciones internas de la empresa, integrada por tres fases:
  • Captación de recursos financieros
  • Compras y pago de los bienes
  • Producción y almacenamiento
  • Venta y cobro de las ventas
  • Un ciclo largo o ciclo de capital, el ciclo largo tiene una duración más variable, dependiendo de la empresa y también de las condiciones externas (competencia, la demanda).

9.2 EL ENTORNO FINANCIERO DE LA EMPRESA

El entorno financiero es la parte del sistema económico donde coinciden las economías excedentarias y las deficitarias, donde se producen las transiciones de fondos de unas a otras.

Este entorno está constituido por tres tipos de elementos:

Activos financieros, instituciones financieras, mercados financieros

9.2.1 ACTIVOS FINANCIEROS

Los activos financieros son los productos que se intercambian en el mercado financiero y se denomina así a los títulos emitidos por los agentes económicos, con el fin de obtener medios de pago.

Los activos financieros sirven como medios de pago, ya que son formas que puede adoptar el dinero, por lo que son transmisibles e intercambiables en el mercado; poseen tres características       

  • Riesgo
  • Rentabilidad 
  • Liquidez

Cuando el mercado funciona perfectamente y el sistema de precios proporciona toda la información necesaria, estas características se reflejan en el precio del activo. Existen varias tipologías de los activos financieros que son:

  • Según la certeza, activos de renta fija (obligaciones de empresa, pagarés, etc.) y los activos de renta variable (acciones y participaciones en el capital de una empresa)
  • Según su emisor, activos primarios (obligaciones, deuda pública) y activos secundarios (certificados de depósitos, hipotecas, depósitos bancarios, etc.)

9.2.2 MERCADOS FINANCIEROS

Los mercados financieros son el lugar o el mecanismo por el que se intercambian los activos financieros. El objetivo de los mercados financieros es la asignación de los ahorros de la economía hacia los usuarios, fijando el mecanismo por el que se intercambian los activos y se determinan sus precios.

Para que sean eficientes deben poseer varias propiedades que son las siguientes:

  • Amplitud
  • Transparencia
  • Libertad
  • Profundidad
  • Flexibilidad

Es posible establecer diversas clasificaciones de estos mercados:

  • Mercados directos e intermedios:


    Son los que las partes oferentes y demandante negocian directamente la transacción, los intermedios son aquellos en los que al menos uno de los agentes es un intermediario financiero.
  • Mercado de dinero y mercado de capitales:


    The first is mercado monetario, se ocupa de los activos financieros a C/p o muy corto; mientras que el segundo se ocupa de las operaciones a L/p.
  • Mercados primarios y secundarios:


    En el mercado primario se negocian títulos de nueva creación, mientras que en el secundario se opera con títulos de segunda mano.
  • Mercados libres y regulados:


    Se rigen por las leyes de ofertas y demandas.
  • Mercados organizados y mercados no inscritos:


    El primero tiene lugar en un espacio y tiempo concretos y formalizados, bajo determinadas normas, mientras que el segundo fija las condiciones y sin necesidad que intervenga un agente mediador.

Estos mercados se caracterizan por su complejidad y dinamismo, impuesto por una serie de cambios, entre los cuales:

  • Globalización e internacionalización
  • Desregulación, desintermediación e innovación financiera.
  • Aceleración del  cambio tecnológico.
  • Aumento de los flujos internacionales de capitales.

9.2.3 INTERMEDIARIOS FINANCIEROS

En los mercados financieros, existen una inmensa variedad de activos que dificultan la transición al no poder negociar directamente las operaciones, haciéndose necesario la intervención de unos agentes que median entre los ahorradores y demandantes; a estos agentes los denominamos intermediarios financieros.

El papel que representan en la economía es proporcionar confianza, producir y trasmitir información para los mercados facilitando el acceso a los mismos. Se pueden distinguir dos grandes tipos:

  • Bancarios:


    cuyos pasivos son el dinero
  • Banca privada
  • Banco de España
  • No bancarios:


    cuyos pasivos no son el dinero, es la función mediadora.
  • Empresas de financiación
  • Empresas de seguros
  • Sociedades y fondo de pensiones

9.3 LA FINANCIACIÓN EXTERNA DE LA EMPRESA

La financiación de la empresa se basa en las obtención de recursos financieros de diferentes lugares, a esto se le denomina fuentes de financiación.

Existen dos tipos de financiación:

  • Financiación interna:


    Es la autofinanciación de la empresa.
  • Financiación externa:


    Es la que procede del mundo exterior, es decir, del entrono financiero o de los mercados financieros.

La selección de fuentes de financiación determinara la composición de su estructura de capital, teniendo repercusión en la realidad y en el valor del mercado de la empresa al afectar al nivel de endeudamiento.

La financiación externa procede del mercado de capitales, obtenida mediante la emisión de acciones que se colocan en el mercado, cuando se realiza una ampliación de capital social. Estas acciones pueden colocarse entre los inversores por su valor nominal o por un precio superior a dicho valor, la diferencia que surge entre los dos precios la denominamos prima de emisión.

La financiación ajena a la empresa puede ser a corto, medio y a largo plazo. Dentro de las de a corto plazo podemos encontrarnos:

  • La financiación espontánea:


    Procede de los aplazamientos de pagos de deudas, que están incluidos en los créditos de provisión. Esta financiación no tiene ningún coste para la empresa, salvo por pronto pago, pudiendo ser significativo en dichos créditos.
  • Los créditos y préstamos bancarios a corto plazo:


    Es una financiación cuyas condiciones deben de ser pactadas por la empresa, por lo que su coste es cierto. Este coste sería los intereses acordados más las comisiones, la intervención del fedatario, etc.
  • El descuento comercial:


    operación que consiste en la anticipación por el banco del valor de los efectos a favor de la empresa antes de su vencimiento. Para ello, la empresa ha de contar con una línea de descuentos de efectos en una entidad bancaria, la cual descuenta las letras y pagarés que presente la empresa, adelantando su importe. A cambio el banco cobra un interés y una comisión por la operación.
  • El factoring:


    interesante alternativa de financiación, a corto plazo; consiste en el cierre de la deuda a favor de la empresa financiera que se encarga de su cobro, asumiendo el riesgo de insolvencia de los clientes. La empresa de factoring adquiere las facturas y paga a cambio un porcentaje de su valor total.

En cuanto a la financiación a largo plazo podemos encontrar:

  • La emisión de títulos a renta fija:


    consiste en lanzar al mercado una oferta de valores, cada uno de una parte de la deuda. Así, cuando una empresa necesita capital para una inversión, puede acudir a esa deuda, formalizada en unos títulos (bonos, pagarés, etc.) que ofrece el mercado. Las distintas denominaciones responden a condiciones diferentes de plazo y garantías, habitualmente se denominan obligaciones y bonosa los títulos a largo plazo, células a los títulos con garantía hipotecaria y pagarés a los títulos a corto plazo.
  • El leasing:


    fórmula de arrendamiento financiero que se utiliza para la adquisición de bienes de equipo (maquinas, vehículos, etc.).
  • Los créditos y préstamos bancarios a largo plazo:


    Son también una fuente muy utilizada. La diferencia entre el préstamo y el crédito es que en el préstamo se recibe una cantidad fija en su totalidad al inicio de la operación, y en el crédito la entidad bancaria pone a su disposición de la empresa una cantidad determinada, de la cual ésta va disponiendo conforme sus necesidades sin rebasar el límite.

9.4 AUTOFINANCIACIÓN

Se llama autofinanciación a los excedentes financieros que se generan como consecuencia de la actividad de la empresa, incorporándose a su patrimonio, o bien, quedando como remanentes de beneficios no repartidos o beneficios del ejercicio.

La autofinanciación proporciona a la empresa autonomía financiera y se genera cuando la empresa retiene los beneficios y los vuelve a reinvertir en la actividad, renunciando a repartirlos entre los accionistas.

Existen dos modalidades de autofinanciación:

  • Autofinanciación de mantenimiento:


    mantener la capacidad productiva de la empresa, recogiéndose en las cuentas de amortización y provisiones.
  • Autofinanciación de expansión:


    su fin es lograr la ampliación y crecimiento de la empresa, reflejándose en las cuentas de reservas y remanentes.

Los componentes de la autofinanciación son:

  • Los beneficios
  • Las dotaciones para provisiones y amortizaciones

Sin embargo se debe distinguir entre lo que es la capacidad de autofinanciación y la autofinanciación, ya que la primera estaría compuesta por todos los recursos generados por la empresa y la segunda por aquellos deliberadamente retenidos. 

Pero aunque la autofinanciación tiene indudables ventajas también tiene desventajas, lo que acarrea diversas consecuencias:

  • Evita que el accionista tenga que pagar impuestos.
  • Garantiza la reinversión productiva de los beneficios.
  • Reduce los costes de transición, tanto para la empresa como para el inversor.
  • Puede perjudicar la imagen financiera de la empresa al perderse el valor que tiene para el mercado el reparto de dividendos.
  • Si se genera una excesiva liquidez, puede dar lugar a que se realicen inversiones poco meditadas.
  • Aunque la autofinanciación no genere un coste explícito, tiene un coste de oportunidad.

9.5 EL COSTE DE CAPITAL

Se define el coste de capital como el precio o coste que la empresa tiene que pagar por los recursos financieros empleados en su actividad. Dicha expresión hace referencia al coste medio ponderado de las distintas fuentes de financiación de la empresa.

El coste del capital deuda no sólo incluye en interés efectivo de la deuda, sino también los gastos adicionales que genera la obtención y formalización de dichos recursos.

El coste de recursos propios esta recogido por el coste de capital; su función es, el inversor realiza una aportación financiera con la expectativa de obtener un rendimiento, bien sea en forma de dividendos o bien en forma de plusvalías, y en casa de no obtener vendería sus acciones para invertir en otros activos, con lo que éstas verían reducida su cotización, el valor de mercado de la empresa caería y con ello su capacidad de seguir captando capital riesgo.

La estimación de costes de capital propio no es sencilla, suele admitirse que le coste del capital propio puede estimarse a través del coste de oportunidad de la inversión, es decir, lo que podría obtener un inversor potencial colocando su capital en activos financieros de características similares a los títulos de empresa.

El conocimiento del coste de capital es muy importante, ya que la empresa debe saber cuánto debe pagar por los recursos que usa, por lo que el coste del capital es la tasa de descuento que se utiliza en el análisis de inversiones.

En relación al estudio de la rentabilidad es habitual distinguir entre la rentabilidad económica y la rentabilidad financiera:

  • La rentabilidad económica:


    representa el rendimiento total que proporciona la empresa como proyecto de inversión.
    Bb
    (-intereses e impuestos)/RA+RP
  • La rentabilidad financiera:


    expresa la rentabilidad de los propietarios del capital, incluidos los aportantes de fondos ajenos (coste del capital deuda).

    BN(+intereses e impuestos) / RP

Esta consideración de estos dos tipos permite estimar el efecto del apalancamiento financiero que se produce como consecuencia del diferencial de coste existente entre el capital deuda y los recursos propios. Por tanto, el apalancamiento financiero evalúa el efecto de la estructura de costes financieros, sobre la variabilidad de los beneficios de la empresa.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.