Empresa mercantil

Share Button

FINANCIACIÓN PROPIA

Las fuentes de financiación son los recursos líquidos o medios de pago a disposición de la empresa para hacer frente a sus necesidades dinerarias. Las fuentes de financiación se agrupan en recursos propios, que pueden ser de carácter interno o externo; o en recursos ajenos, que pueden ser a largo o corto plazo.


La financiación propia son los recursos más estables que dispone la empresa, ya que no se han de devolver en toda la vida de la misma. Son los que tienen más riesgo porque, en caso de quiebra, los socios son los últimos en recibir la parte correspondiente de la liquidación de la empresa, ya  primero se atiende a los acreedores.

Los recursos propios con carácter externo están constituidos por el capital social (aportaciones de los socios), las ampliaciones del capital social y las subvenciones concedidas por las Administraciones Públicas (son los fondos que recibe la empresa de forma gratuita destinados al fomento de una determinada actividad). 

Dentro de los recursos propios encontramos la autofinanciación de carácter interno, que está formada por los fondos que se crean en la empresa como consecuencia de su actividad. Podemos distinguir dos tipos de autofinanciación:

a) Por enriquecimiento:
Reservas y beneficios no distribuidos por la empresa. Pueden ser legales (su cantidad la fija la ley), estatutarias (fijadas por los estatutos de la empresa) o voluntarias. Las reservas favorecen al crecimiento de la empresa ya que permite realizar nuevas inversiones. 

b) Por mantenimiento:
Son los fondos de amortización, que se calculan según el valor que pierde el inmovilizado durante la producción y aumentan a medida que pasan los años, o las provisiones, que crean un fondo para la hacer frente a futuros gastos o pérdidas. Los fondos de amortización y las provisiones, a diferencia de la autofinanciación por enriquecimiento, no presentan crecimiento para la empresa.

Las ventajas de la autofinanciación son: otorga autonomía y libertad de acción a la empresa, para las pymes constituye prácticamente la única forma de obtener recursos financieros a largo plazo y aporta liquidez a la empresa sin que tenga que recurrir al mercado de capitales.

Los inconvenientes de la autofinanciación son: disminuye el reparto de los beneficios y, por tanto,la rentabilidad que percibe el socio por su aportación de capital, existe el peligro de que se emplee en inversiones poco rentables y se genera de forma gradual y lenta.


FINANCIACIÓN AJENA

Las fuentes de financiación son los recursos líquidos o medios de pago a disposición de la empresa para hacer frente a sus necesidades dinerarias. Las fuentes de financiación se agrupan en recursos propios, que pueden ser de carácter interno o externo; o en recursos ajenos, que pueden ser a largo o corto plazo.


Dentro de los recursos ajenos de la empresa encontramos las fuentes de financiación a c/p, más usadas por las empresas son:

a)

Préstamos a corto plazo:

la empresa pide dinero a una entidad financiera para cubrir sus necesidades a corto plazo.

b)

Créditos bancarios a corto plazo

Hay dos modalidades, el descubierto en cuenta (números rojos, es poco habitual y consiste en usar un importe superior al saldo disponible) y la cuenta de crédito (es una cuenta corriente con un límite de dinero).

c)

Descuento de efectos

Es el interés que cobra el banco por anticipar el importe de intereses antes de su vencimiento.

d)

Factoring

Consiste en la venta de todos los derechos de crédito sobre clientes a una empresa (factor) que proporciona a la empresa una liquidez inmediata, evitando los impagos y morosos.

e)

Confirming

Gestiona los pagos a los proveedores nacionales e incluye para los acreedores la posibilidad de cobrar facturas antes del vencimiento.

f)

Fondos espontáneos

No requieren negociación previa, como los salarios de los trabajadores o lo que se debe a Hacienda o a la Seguridad Social.

Los recursos a largo plazo son aquellos de los que la empresa dispone durante un periodo superior al ejercicio económico. Dentro de los recursos ajenos a l/p encontramos:

a)

Préstamos a largo plazo:

las empresas piden préstamos a las instituciones de crédito y disponen del dinero de forma inmediata.

b)

Empréstitos:

títulos de crédito que emiten las empresas y que son comprados por particulares y otras empresas. Se les llama títulos o valores de renta fija, porque los intereses suelen estar ya fijados.

c)

Leasing o arrendamiento financiero:

la empresa incorpora algún elemento del Activo fijo a cambio de una cuota de arrendamiento. La empresa de leasing es la que financia la adquisición del bien y lo entrega a la empresa-cliente.

d)

Renting

Consiste en el alquiler de los bienes muebles o inmuebles a medio y largo plazo. A diferencia del leasing, no hay posibilidad de compra para el arrendatario al final del contrato.
Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *