Los 10 principios de la economía

Share Button

6.PRINCIPIO 6: El mercado facilita el comercio


Nadie se especializaríasí no estuviera seguro de poder obtener lo que necesita a cambio de lo que produce: una cirujana o un camarero que no obtuvieran comida suficiente a cambio de sus servicios, abandonarían sus trabajos especializados y se dedicarían a cultivar su huerto para sobrevivir. Pero ambos saben que todo lo que necesitan pueden encontrarlo en el mercado.

Cada día salimos de casa con la seguridad de que encontraremos los alimentos que necesitamos en el supermercado, y de que el autobús vendrá a la hora prevista, y así con todos los bienes que consumimos.
Las empresas, decidiendo QUÉ PRODUCIR, y las familias decidiendo QUÉ COMPRAR, interactúan en el mercado, guiadas por los precios y sus intereses personales. Así, millones de decisiones independientes (adoptadas por familias y empresas en sus compras y ventas) no conducen al caos, sino que facilitan nuestra vida.
Adam Smith Y LA MANO INVISIBLE
Adam Smith describe este misterioso funcionamiento:
familias y empresas interactúan en los mercados como si fueran guiados por una ”mano invisible” que los conduce a obtener el bienestar económico general.
Para Adam Smith, “la mano invisible” era una forma de describir el “milagroso” funcionamiento de los mercados:
Si hay muchas personas que demandan un determinado producto, aumentan las ventas de ese producto y quizás también su precio.

Las empresas, al observar que suben las ventas y los precios de dicho producto, tratarán de aprovechar esa oportunidad produciendo más.
Por tanto no hace falta ninguna comunicación directa entre consumidores y empresas; los precios y las ventas actúan como señales (mensajes) que dirigen el mercado, de forma parecida a como lo haría una MANO INVISIBLE.

7. PRINCIPIO 7: El Estado puede mejorar a veces los resultados de mercado


Aunque los mercados son generalmente una buena forma de organizar la actividad económica, a veces se hace necesario que el estado intervenga para que sean más eficientes y equitativos, lo que trata el estado es de asignar los recursos de la forma más eficaz. Aunque los mercados tienden a promover explícitamente el uso eficiente de los recursos a veces existen situaciones donde lo anterior no se verifica, y por ende se producen fallos de mercado.
Una posible causa de ello es la presencia de una externalidad: que corresponde al impacto que tienen las acciones de una persona o empresa sobre el bienestar de otra.
Un ejemplo corresponde a la contaminación afluentes hídricos por parte de alguna empresa, al no percibir el daño que ocasionan sus acciones sobre el medio ambiente, su nivel de contaminación será cada vez mayor; es ahí donde el estado debe intervenir para propender por el bienestar general aplicando medidas que regulen dicho evento.
Otra posible fallo es el poder que adquiere una organización o empresa de alterar por sí sola los precios del mercado, por ejemplo cuando existe un sólo proveedor de un bien básico tiene el poder de mercado en la venta de tal bien (es lo que se denomina un monopolio) y el precio que cobrará no corresponderá al que prevalecería bajo condiciones de competencia con otras firmas. En tal caso, el gobierno puede intervenir para regular los precios.
Para entender bien los valores de eficiencia y equidad, vamos a trabajar estos conceptos en profundidad, desde la premisa de que los recursos son escasos. Debido a ello, es lógico que se utilicen de la forma más eficiente para obtener de ellos el mayor provecho posible. Con este gráfico lo entendemos.
En principio el mercado y su mano invisible es un mecanismo eficiente para organizar la actividad y para crecer económicamente.
Sin embargo, el mercado no es tan bueno para garantizar la igualdad en el reparto de la riqueza, o para que todo el mundo tenga un trabajo digno, así como una asistencia sanitaria y una educación adecuadas. Por ello se habla de FALLOS DEL MERCADO. Para corregirlos, el Estado debe intervenir en la economía tomando medidas. Por ejemplo las becas de estudio o el subsidio de desempleo tratan de ayudar a los más necesitados.
PARA LA EFICIENCIA
Lo importante es que crezca la “tarta económica”,
PARA LA EQUIDAD es cómo se reparte entre los que han contribuido a producirla.

8. PRINCIPIO 8: El nivel de vida de un país depende de su capacidad para producir bienes y servicios


Dependiendo del tamaño de un país y su cantidad de población, se produce una cantidad de bienes y servicios ya que los productores fabrican de acuerdo al consumo de las personas. La calidad de vida se mide en los países dependiendo de la cantidad de producción.

9. PRINCIPIO 9: Los precios suben cuando el Gobierno imprime demasiado dinero


La inflación es el aumento generalizado y sostenido del nivel de precios existentes en el mercado durante un período de tiempo, frecuentemente un año. Cuando el nivel general de precios sube, con cada unidad de moneda se adquieren menos bienes y servicios.

10. PRINCIPIO 10: La sociedad se enfrenta a una disyuntiva a corto plazo entre la inflación y el desempleo


Para comprender la relación entre ambos conceptos y en qué momento se cruzan en la economía de mercado decimos que:

INFLACIÓN:


 Se entiende como el crecimiento continuo y generalizado de los precios de bienes y servicios de la economía; y por lo tanto, este fenómeno presenta una relativa disminución en el poder adquisitivo del dinero.

DESEMPLEO:


 Se dice que es la desocupación o paro en el mercado del trabajo, hace referencia a la situación del trabajador que carece de empleo y por tanto de salario. Por extensión es la parte de la población que estando en edad, condiciones y disposición de trabajar (población activa) carece de un puesto de trabajo.
Teniendo claro estos conceptos y su factor común denominador que es la economía de mercado, la pregunta sería ¿cómo influye el comportamiento del uno con respecto al otro dentro de la economía de un país?
La explicación reside en que a medida que aumenta la demanda agregada, la tensión sobre los precios es mayor y comienzan a subir, mientras que el paro disminuye. Entonces a corto plazo, cuando aumentan los precios bajan los salarios reales y su efecto es el abaratamiento en el costo de la mano de obra y por consiguiente, las empresas demandan más trabajo.
Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.