Ventajas e inconvenientes de la autofinanciacion

Share Button

La financiación interna procede de los beneficios que periódicamente genera la empresa.
Obtienen beneficios, hay que decidir entre: Repartirlos entre los socios en forma de dividendos o retenerlos en la empresa para cubrir sus necesidades financieras.
La autofinanciación está constituida por los benef no distribuidos y que se retienen en la empresa para financiar la ampliación de su actividad (fondos q la empresa obtiene por sí misma sin necesidad de acudir a las instituciones financieras (deuda) o solicitar nuevas aportaciones a sus socios (ampliación de capital).
La financiación interna forma parte de los capitales permanentes, financia solo el inmovilizado.
La autofinanciación está formada por los benef que ha ido obteniendo a lo largo del tiempo y no se han repartido.
La función que cumplen, se pueden distinguir dos clases de financiación interna: Autofinanciación de enriquecimiento (los beneficios retenidos en forma de reservas) y la Autofinanciación de mantenimiento (recoge dotaciones de fondos q la empresa destina cada año para compensar el desgaste de sus equipos.

LAS RESERVAS:


Su objetivo es acometer nuevas inversiones y que la empresa crezca y está formada por las reservas.

Reserva Legal: Creadas por imperativo de la ley. En España según la Ley de SA hay obligación de constituirla si los beneficios obtenidos en el ejercicio son superiores al 6% del capital social. Lo otro será equivalente al 10% de los benef hasta que el saldo de Reservas llegue al 20% del capital. Mientras no supere dicho límite sólo podrá destinarse a compensar pérdidas. Reserva estatutaria: Creadas de forma voluntaria. Reserva voluntaria: una vez dotadas las Reservas Legal y Estatutarias, si el nivel de
beneficios alcanzado lo permite, los Órganos de Gobierno de la Sociedad pueden acordar la constitución de estas, suponen un incremento de los fondos propios de la empresa y constituyen nuevos recursos para financiar sus inversiones de crecimiento y expansión.
En las SA parte de los beneficios se reparten a los accionistas (dividendos activos), si la sociedad destina parte de los beneficios a reservas supone un menor reparto de dividendos aunque aumentará el valor de las acciones.

AMORTIZACIONES Y PROVISIONES


está constituida por los fondos que la empresa destina para ir amortizando sus equipos productivos y poder renovarlos en el futuro, como por fondos que se reservan para hacer frente a futuros riesgos.
1. Las amortizaciones. Los equipos productivos van perdiendo valor con el paso del tiempo por su uso o por
el tiempo. Esta pérdida de valor se refleja en el cálculo de los beneficios bajo el concepto de amortización.
Amortizar un bien supone cuantificar su depreciación. Las amortizaciones son costes de producción.

Así, si hoy se adquiere nueva maquinaria valorada en 100.000
euros, y se sabe que cada año pierde un 10% de su valor, pasado un año, su valor no será de
100.000 euros, sino de 90.000. Por ello, entre los costes de ese año habrá que considerar esta
depreciación, es decir, 10.000 euros en concepto de amortización.
Como cualquier otro coste, la amortización estimada de un período se deduce de los ingresos
para calcular los beneficios. Es este modo, estos fondos que se detraen de los beneficios
constituyen una forma de autofinanciación destinada a ir recuperando poco a poco los bienes
amortizables, para poder reponerlos cuando se necesite. Como es lógico, hasta que llegue el
IES ALFONSO VIII. 2º BACHILLERATO ECONOMÍA DE LA EMPRESA PIEDAD PANDURO GALLEGO
3
momento de sustituir sus equipos, la empresa podrá utilizar estos fondos para autofinanciar
sus inversiones.
Podemos distinguir dos elementos: La dotación que se hace cada ejercicio, considerada
contablemente como un gasto y la amortización acumulada o fondo de amortización que son
los recursos acumulados a lo largo de sucesivos periodos y, que son la autofinanciación de
mantenimiento.
SIGNIFICADO FINANCIERO DE LA AMORTIZACIÓN.
Se constituyen unos fondos de amortización de importante cuantía, éstos han de cumplir una
función financiera de gran relevancia.
Estos recursos, pacientemente constituidos, no deben quedar meramente depositados en la
caja de la empresa, a merced de la inflación o con la expectativa de la rentabilidad de una
imposición en entidad de crédito. Estos fondos se van reconduciendo hacia otros activos de la
empresa, que puedan ir siendo necesarios y para los que se precisa en todo o parte, de una
financiación propia. Este es, sustancialmente, el significado y justificación de unos recursos que
han de utilizarse con lógica financiera, teniendo la elemental precaución de no perder de vista
la fecha en que se agota la vida de los de mayor valor, para que en ese momento tengamos
posibilidades de utilizarlos hasta esos momentos constituidos.
2.- Las provisiones. Son fondos que se reservan para cubrir riesgos o posibles pérdidas futuras
y cuya dotación se realiza antes del cálculo de beneficios. Estos riesgos o contingencias pueden
derivarse de probables indemnizaciones por litigios en marcha de la empresa, de posibles
rupturas de contratos, de garantías de reparaciones futuras, etc.
Mientras estos fondos que se reservan no tengan que utilizarse para cubrir los fines previstos,
la empresa los podrá emplear para autofinanciar parte de sus inversiones.
VENTAJAS E INCONVENIENTES DE LA AUTOFINANCIACIÓN
Ventajas: Permite gran autonomía a la empresa ya que no depende de la financiación ajena.;
Es una fórmula financiera barata ya que no hay que pagar intereses, sin embargo, no es
gratuita ya que hay que tener en cuenta el coste de oportunidad del dinero dejado de percibir
por los socios; Provoca un aumento del valor contable de cada acción de la empresa que
puede motivar a futuros accionistas a adquirir los títulos de la empresa.
Inconvenientes: Con frecuencia los fondos se invierten en proyectos poco rentables al no
tener un coste explícito (intereses), lo que puede inducir erróneamente a considerarla como
“gratuita” y e incurrir en ciertos despilfarros. Reducir el dividendo a los accionistas, ya que lo
que se ahorra no se reparte, con el consiguiente descontento de los mismos. Puede llevar a
impedir la realización de grandes proyectos de inversión que son rentables, por no disponer de
recursos financieros suficientes. El pago de un menor dividendo, influye en el valor de
cotización de la empresa ya que los accionistas ven que su inversión no obtiene la rentabilidad
que otros productos financieros.
La disyuntiva es: repartir dividendos o no repartirlos y autofinanciar la empresa. Por tanto, el
tema de la autofinanciación se encuentra muy relacionado con el de las decisiones de
distribución de dividendos.
CRITERIO PARA LA AUTOFINANCIACIÓN:
La autofinanciación tiene una relación estrecha con la política financiera. La autofinanciación
motiva la decisión de invertir por varias razones: Por el coste, contra lo que algunos piensan,
aunque sea el coste de oportunidad de situar nuestros recursos en una fuente alternativa. Por
el riesgo, que le permite asumir una inversión de previsibles contingencias, pero en la que
tiene confianza, con fuentes internas en vez de con recursos ajenos; Por las posibilidades de
contar con fondos propios con mayor facilidad que los fondos ajenos que, sobre todo en
empresas medianas y pequeñas, no provee con facilidad el mercado de crédito o de capitales.
Por ser base permanente de liquidez que hace posible atender los desembolsos iniciales de
nuevas inversiones; Y finalmente, porque genera en la empresa una imagen de
independencia y libertad económica que pudiera no tener si se utilizan determinadas fuentes
ajenas.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.