Dirección de Recursos Humanos

Share Button

Teorías sobre la Administración de Empresas


Los dos principales autores de la escuela clásica de comienzos del Siglo XX son Taylor y Fayol. Taylor: su principal objetivo era incrementar la productividad a través de la racionalización del trabajo. Consideraba al trabajador como una máquina, cuya única motivación era ganar un salario. Algunas de sus aportaciones fueron: División de cada tarea para aumentar la especialización. Si cada trabajador se especializa en realizar una única tarea, aumentará su productividad.
La dirección debe indicar cómo los operarios deben realizar el trabajo. Separación radical entre dirección y trabajo. La dirección se ocupa de dirigir y los operarios de trabajar. Medición del tiempo necesario para realizar cada tarea, de forma que se pueda tener un mayor control sobre los trabajadores. Fayol: su objetivo fundamental consistía en incrementar la productividad a través del diseño de la estructura organizativa. Al contrario que Taylor, que se centraba más en la organización del trabajo, para Fayol la función administrativa (directiva) es la más importante, ya que se encarga de planificar, organizar, mandar y controlar. Sus aportaciones más importantes fueron: Unidad de dirección y unidad de mando (cada trabajador tiene que recibir órdenes de un solo jefe). División del trabajo (igual que Taylor). Remuneración justa y equitativa.  Benevolencia en el trato con los trabajadores


Planificación


Es una de la funciones directivas o administrativas. Consiste en determinar por anticipado qué se quiere conseguir en el futuro, cómo pueden alcanzarse esos objetivos, qué acciones se van a realizar, qué recursos se van a utilizar y cómo van a evaluarse los resultados. Distinguimos tres fases: a) Diagnóstico de la situación (análisis DAFO). B) Establecer los objetivos y metas de la empresa.
C) Elegir la estrategia competitiva que va a utilizar la empresa. Ej.: liderazgo en costes, diferenciación… ▪ Organización: Es una de la funciones directivas o administrativas. Consiste en definir las tareas que se van a desarrollar, dividir y distribuir el trabajo entre las personas que lo llevarán a cabo, determinar las relaciones de autoridad que deben existir entre ellas y fijar sus responsabilidades, con la intención de cumplir los objetivos planificados. Por tanto, los pasos a seguir son: a) Identificación y clasificación de actividades y tareas. B) División del trabajo. C) Diseño de la estructura organizativa (quién realiza cada tarea, quienes son los responsables…) ▪ Dirección (o gestión de recursos humanos): Es una de las funciones directivas o administrativas. Se ocupa de la selección y formación de los trabajadores, asignación de tareas, motivación de los trabajadores, etc. Además, es necesario el liderazgo para conseguir que los trabajadores se identifiquen con los objetivos de la empresa y contribuyan a lograrlos. Por ello, dentro de la función de dirección se distinguen tres tareas: liderazgo, motivación y comunicación. ▪ Control: Es una de la funciones directivas o administrativas. Consiste en comprobar si se están cumpliendo los objetivos planificados por la empresa, detectar posibles desviaciones y tomar medidas correctoras para conseguir alcanzar los objetivos fijados. Para ello, se distinguen las siguientes fases: a) Establecer unas metas evaluables en términos cuantitativos. B) Medir los resultados reales y compararlos con los estándares fijados. C) Analizar las diferencias y tomar medidas para corregir las desviaciones y alcanzar los objetivos. 


La organización formal e informal


▪ Organización formal: Está establecida por la dirección de la empresa y queda reflejada en su organigrama. En la organización formal están definidos los departamentos, los distintos responsables y las relaciones de coordinación y comunicación entre ellos. Por tanto, es oficial y conocida por todos los miembros de la empresa. ▪ Organización informal: Se trata de una estructura de relaciones que no depende de la dirección de la empresa, ya que no es oficial. Nace por los vínculos personales de amistad, de intereses comunes o de reivindicaciones que tienen los trabajadores de la empresa. Por los canales de comunicación informales circulan comentarios, opiniones, rumores…A través de ellos se crean líderes informales que tienen influencia sobre el grupo.


Para este autor, la motivación depende de cómo estén satisfechas las necesidades de la persona. Maslow clasificó las necesidades humanas en cinco niveles, que se han de satisfacer progresivamente, es decir, hasta que no se ha cubierto un nivel no se activa el siguiente como elemento motivador: 1. Necesidades fisiológicas: el primer elemento motivador será conseguir un trabajo para cubrir las necesidades básicas como alimentarse, vestirse, tener una casa donde dormir… 2. Necesidades de seguridad: posteriormente, la persona buscará consolidar lo que se ha obtenido hasta ese momento. A nivel de empresa sería un contrato indefinido, la jubilación… 3. Necesidades sociales: se refiere a estar integrado en el grupo de compañeros. 4. Necesidades de autoestima: el siguiente elemento motivador se refiere a sentirse valorado en la empresa, que se reconozca su trabajo. 5. Necesidades de autorrealización: el último elemento motivador consiste en llegar hasta donde la persona se hubiese propuesto. A nivel de empresa sería llegar a ser gerente, encargado…. Teoría sobre la motivación de Herzberg:
Este autor indicó que los factores que se asociaban con la satisfacción no eran los mismos que los que se asociaban a la insatisfacción. Por tanto, distinguíó dos tipos de factores: – Factores motivadores: son aquellos que conducen a que los empleados sean más eficaces, pero su ausencia no es causa de insatisfacción, por lo que no afectaría a su rendimiento. Por ejemplo: el reconocimiento, la responsabilidad, progresar profesionalmente… – Factores de higiene: son aquellos que contribuyen a evitar la insatisfacción, pero no producen satisfacción. Por ejemplo: la seguridad, el salario, tener buena relación… 6 2. Estilos de dirección: teoría X y teoría Y de McGregor: Douglas McGregor distinguíó dos comportamientos extremos de las personas. El directivo de la empresa tratará a sus empleados según la imagen que tenga de ellos y estos finalmente acabarán comportándose así: ▪ Teoría X: si un líder piensa que sus subordinados consideran el trabajo como algo impuesto, solo se esfuerzan si se los controla, tienen poca ambición, tratan de eludir responsabilidades…utilizará un estilo de dirección autoritario, con recompensas y amenazas. Con el paso del tiempo, sus empleados evitarán responsabilidades y trabajarán lo menos posible. ▪ Teoría Y: por el contrario, si el líder piensa que sus subordinados pueden autocontrolarse, asumen responsabilidades, tienen creatividad, están motivados por desarrollar su potencial… utilizará un estilo de dirección participativo, motivando a los trabajadores y confiando en su participación. Con el paso del tiempo, los trabajadores responderán con responsabilidad e interés por el trabajo.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *