Elasticidad, si al aumentar el precio en 1 euro de dos productos y la cantidad demandada desceinte se puede decir que una fruta es mas elástico que el otro

Share Button

Tipo test :1c 2a 3c 4c 5c 6b 7b 8a 9d 10d111143 8

LA COMPETENCIA PERFECTA.
Vamos a empezar analizando un mercado sencillo e «ideal», el mercado 
de competencia perfecta o mercado competitivo. En realidad no existe 
ningún mercado tan «perfecto» como este. Solo algunos mercados 
financieros o los mercados agrícolas se acercan a este modelo de mercado. 
Para que un mercado pueda ser considerado de competencia perfecta 
tiene que mostrar las siguientes carácterísticas: 
• Los agentes son precio
Aceptantes. El número de compradores y 
vendedores es muy alto, y las cantidades producidas o demandadas por 
cada uno de ellos son tan pequeñas en relación con el total, que su 
influencia sobre los precios es inapreciable, es decir, tanto oferentes 
como demandantes son «precio-aceptantes». Ningún agente puede influir 
en el mercado (mercado atomizado). 
• Homogeneidad del producto.
Que el consumidor sea indiferente a 
comprar el producto de una empresa o de otra, por tanto los productos 
tienen que ser exactamente iguales; solo así se hará realidad que si una 
empresa pusiera el precio por encima del establecido por el mercado, los 
consumidores dejarían de comprarlo. Por ello se tenderá a la formación 
de un precio único. 
• Información perfecta. Los agentes económicos conocen los precios de 
todos los productos y factores, sus carácterísticas y la existencia de 
posibles sustitutos. Todos los participantes conocen las condiciones 
generales del mercado. 
• Libertad de entrada y salida en el mercado, es decir, que no haya 
barreras que impidan a una empresa dedicarse a producir un producto.

11


LA COMPETENCIA MONOPOLÍSTICA.
Se denomina competencia monopolística a una forma de mercado 
semejante a la competencia perfecta, con muchos oferentes y demandantes. 
La diferencia es que cada productor vende un bien percibido como diferente 
del que venden sus competidores. Es decir, el producto no es homogéneo, 
por tanto, estamos hablando de un mercado de competencia imperfecta. 
En la mayoría de los mercados que observamos en la realidad, no se 
cumple el principio de homogeneidad del producto. En la realidad, los 
productos que compiten son semejantes, pero no idénticos, ya sea por las 
propias carácterísticas o por la imagen de marca, lo que hace que el 
consumidor los perciba como diferentes. 
Esta diferenciación de productos hace que cada vendedor disfrute 
de cierta situación de monopolio con su propio producto, aunque compite a la 
vez con los demás oferentes, también monopolistas del suyo. Es decir, cada 
empresa tiene cierto poder (aunque limitado) para fijar un precio superior. 
En la competencia monopolística, por tanto, no se compite solo a través 
del precio, sino que al estar el producto diferenciado, algunos consumidores 
lo preferirán a otros, incluso aunque resulte algo más caro. Los gastos en 
publicidad o la mejora de la calidad buscan acentuar la diferenciación, para 
mantener o incrementar la preferencia de los consumidores. 
En competencia monopolística las empresas ofrecerán una mayor 
variedad de productos, aunque en menor volumen y precio superior que 
en competencia perfecta. Las empresas obtendrán un beneficio mayor que 
en competencia perfecta, aunque inferior a la situación de monopolio, por la 
diferenciación de sus productos.


LA DEMANDA

La demanda de un bien es la cantidad de dicho bien que un comprador 
estaría dispuesto a adquirir a un determinado precio.

Los factores que determinan la demanda del mercado son:

El precio del producto.
A medida que el precio aumenta, disminuye la

cantidad demandada y viceversa. Este cambio produce un movimiento a lo

largo de la curva de demanda, aunque la misma no se desplaza.

Renta de los consumidores. El efecto depende del tipo de bien: 
o Bienes normales.
Son aquellos bienes en los que, al aumentar la 
renta del consumidor, aumenta la cantidad demandada (y 
viceversa). Podemos distinguir, a su vez, dos clases:

Bienes de lujo


La cantidad demandada aumenta en mayor 
proporción que la renta (coches deportivos, caviar, etc.). 

Bienes de primera necesidad


La cantidad demanda 
aumenta en menor proporción que la renta (pan, leche, etc.). 
o Bienes inferiores.
Son aquellos bienes que reducen la cantidad 
demandada al aumentar la renta del consumidor. Como ejemplos 
podemos mencionar, el transporte público, la comida rápida, etc. 

• Precio de bienes relacionados


Los bienes que se relacionan con otro 
determinado pueden ser: 

O Sustitutivos


Cuando se puede sustituir uno por otro, debido a que 
satisfacen una misma necesidad. Ejemplo: gafas y lentillas. Si 
aumenta el precio de un bien sustitutivo, aumentará la demanda 
del bien que estamos considerando. 

O Complementarios


Se deben consumir juntos para satisfacer una 
misma necesidad. Ejemplo: automóvil y gasolina. Si aumenta el 
precio de un bien complementario, disminuirá la demanda del bien 
que estamos considerando. 
Preferencias de los consumidores.
A medida que las preferencias de los 
consumidores por un determinado producto crezcan, la demanda del 
mismo también aumentará. 
Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *