Conclusión de la sociedad anónima

Share Button

– Cuentas Anuales: Las cuentas anuales, informes financieros o estados contables, son el reflejo de la contabilidad de una empresa y muestran la estructura económica de ésta.

1. Balance de situación:
Se define como el documento contable que informa acerca de la situación de la empresa, presentando sus derechos y obligaciones, así como su capital y reservas, valorados de acuerdo a los criterios de contabilidad generalmente aceptados.

En el balance se muestran:

Activo: Dinero en efectivo, dinero depositado en el banco o bienes. Pasivo: Deudas de la empresa con bancos, proveedores y otras entidades financieras. Patrimonio neto: Aportaciones realizadas por los socios y beneficios que ha generado la empresa.

2. Cuenta de Perdidas y Ganancias: Compara los ingresos de la empresa con los costes de la misma, y muestra si ha habido beneficios para pagar dividendos. Dentro de ésta, tenemos dos elementos:

Ingresos: Son entradas de recursos o eliminación de obligaciones que generan incrementos de patrimonio. Gastos: Salidas de recursos que disminuyen el activo o incrementos en el pasivo.

3. Estado de cambios en el patrimonio neto: Muestra las variaciones en las entradas y salidas en las operaciones de la empresa entre el inicio del período y el final del mismo, generalmente un año.

4. Estado de flujos de efectivo: Muestra las fuentes, regularidad y uso del efectivo de la empresa, usando estimaciones directas (la más utilizada) o indirectas. La estimación directa muestra el efectivo neto generado por las operaciones. Esta variable es de vital importancia para analizar la situación de la empresa ya que refleja su liquidez.

5. Memoria: Es un documento utilizado en contabilidad que sirve para ampliar la información contenida en las cuentas anuales. Así pues, la memoria deberá presentarse y elaborarse conjuntamente con los demás estados financieros. Forma parte de las cuentas anuales de las sociedades. La función de éste estado contable es la de completar, ampliar, comentar y realizar aclaraciones sobre el resto de documentos que se integran en las cuentas anuales.


– La autofinanciación o financiación interna es cuando la empresa utiliza solo los recursos provenientes de su propia actividad para realizar inversiones. Es decir, se prescinde de los fondos externos. Dicho de otra forma, autofinanciación significa no solicitar mayores créditos bancarios ni más aportes de los accionistas. Existen dos tipos de autofinanciación:

De mantenimiento: Consiste en generar recursos que permitan mantener la capacidad productiva de la compañía. De enriquecimiento: Proviene de los beneficios no repartidos a los accionistas en forma de dividendos. En otras palabras, es cuando la empresa retiene ganancias con el fin de reinvertir.
Formas de autofinanciación de mantenimiento: Dentro de la autofinanciación de mantenimiento podemos encontrar dos categorías:

Amortización: Las maquinarias y los equipos de la compañía pierden valor de un periodo a otro. Ello, independientemente de que estén siendo o no utilizados en el proceso productivo. A este fenómeno se le denomina depreciación. Para reconocerlo, la firma cuantifica el desgaste periódico y lo incluye como un costo de producción. Dichas deducciones irán disminuyendo en el tiempo el valor contable del activo hasta llegar a cero. Provisiones: Son beneficios retenidos por la empresa para afrontar alguna amenaza identificada, pero que no se ha concretado aún. Los riesgos pueden ser diversos: La incobrabilidad de la deuda de un cliente, una demanda judicial, entre otros.

– La sociedad capitalista es un sistema político, social y económico; se basa en la producción e intercambio de mercancías, esto significa que para adquirir cualquier servicio u objeto necesario para vivir hay que tener el dinero para comprarlo. Dentro de esta se da una división de clases que no es homogénea, en principio se podría pensar que esas diferencias se dan según la forma en la que obtienen el dinero: los trabajadores reciben un salario y los capitalistas una parte de la plusvalía que aquellos generan, un beneficio.

– La Empresa es una organización, institución o industria, dedicada a actividades económicas o persecución de fines económicos o comerciales, para satisfacer las necesidades de bienes o servicios de los demandantes y asegurar la continuidad de la estructura productivo-comercial, así como sus necesarias inversiones.


– Una sociedad anónima, también conocida por su abreviatura S.A., es un tipo de sociedad mercantil en el que la responsabilidad de los socios se limita al capital que han aportado. La sociedad anónima es el más claro ejemplo de sociedad capitalista en el mundo empresarial y económico. Como principal virtud poseen que permiten canalizar pequeños volúMenes de capital que pueden llegar a desarrollar posteriormente grandes inversiones productivas. Puede estar compuesta por 2 o más socios. Asimismo, existen sociedades anónimas unipersonales constituidas por un único socio.
El capital de la sociedad se encuentra dividido en acciones que pueden cotizar en la bolsa o pertenecer a las partes que la componen. La responsabilidad de los socos está limitada al capital que se aporta. El capital mínimo es de 60000€ y debe estar completamente suscrito y desembolsado en un 25% en el momento de la constitución.

Nombres y apellidos de los integrantes y denominación o razón social, si son personas jurídicas seguido de S.A o Sociedad Anónima. Se debe pagar el IVA y el IS.

Las sociedades anónimas tienen 2 órganos de gobierno.

La junta general de accionistas. Es el órgano en el que los accionistas se reúnen para tomar decisiones. Las decisiones se toman por la mayoría, de manera que el número de votos que cada accionista depende de su número de acciones. Así, hay dos tipos de juntas: Junta ordinaria: los accionistas se reúnen una vez al año dentro de los 6 primeros meses para aprobar o no la gestión de los administradores (recuerda que los accionistas no suelen gestionar), para aprobar las cuentas del ejercicio anterior y decidir qué hacer con los beneficios. Junta extraordinaria: la convocan los administradores cuando lo crean oportuno para tratar algún tema de importancia para la sociedad o es solicitada por al menos el 5% de los accionistas.

El consejo de administración o administradores. Es el órgano encargado de gestionar y representar la empresa. La junta de accionistas en la encargada de elegir uno (administrador único) o varios administradores (consejo de administración).

La negociación colectiva es el instrumento a través del cual los representantes de los empresarios y trabajadores dialogan, negocian y logran pactos sobre las condiciones laborales. Dentro de este se firmará el convenio colectivo.


– Una empresa estará en equilibrio financiero si tiene capacidad de atender a las obligaciones de pago en los plazos previstos, sin que ello afecte al desarrollo de la actividad de la empresa. En caso contrario, estará en desequilibrio financiero. Nos podemos encontrar con las siguientes situaciones:

Equilibrio financiero total o máxima estabilidad: Esta situación se produce tanto activo no corriente como corriente están financiados completamente por Patrimonio Neto. Es decir, la empresa no tiene deudas (pasivo). Esta situación suele presentarse al constituirse la empresa. Como no hay deudas, la estabilidad financiera es máxima, puesto que no existe ninguna obligación que pagar.

Equilibrio financiero normal (situación financiera ideal): Es una situación más habitual que la anterior donde la empresa tiene algunas deudas (pasivo). En esta situación, los fondos permanentes (patrimonio neto y pasivo no corriente) financian no solo el activo no corriente, sino parte del corriente. Es por tanto una situación de equilibrio financiero con un fondo de maniobra positivo, ya que los recursos generados por el activo a corto plazo son suficientes para hacer frente a las deudas a corto plazo.

Desequilibrio financiero a corto plazo (posible suspensión de pagos): En ocasiones las empresas acumulan deudas por encima de lo deseable. La empresa entra en una situación financiera de desequilibrio a corto plazo cuando el activo corriente está financiado solo por el pasivo corriente. Los recursos generados por los activos a corto plazo no son suficientes para hacer frente a las deudas a corto plazo y el fondo de maniobra es negativo. La empresa tiene problemas de liquidez y debe aumentar intentar aumentar el plazo de pago con los proveedores, o no podrá pagas sus deudas y deberá pedir a un juez la suspensión de sus pagos.

Desequilibrio financiero a largo plazo (quiebra): El problema se vuelve aún más grave cuando la empresa no tiene fondos propios (el patrimonio es cero) y todos los activos se financian con deudas (pasivo). Se dice que la empresa está descapitalizada debido a que las pérdidas de años anteriores han ido acabando con los fondos propios de la empresa. La empresa tiene un grave problema de solvencia por lo que es difícil que pueda hacer frente a las obligaciones de pago sin vender activos o aportar más capital. La empresa está en quiebra.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.